Geseme News

sentencias judiciales salud laboral

Sentencias sobre Salud Laboral que no pasan desapercibidas

En este artículo hemos recopilado tres noticias sobre sentencias relacionadas con la Salud Laboral, en las que el suicidio y el asesinato han sido reconocidas como accidentes laborales.

 

1).- El suicidio de un empleado tras discutir con un cliente es accidente laboral

Esta ha sido la sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Andalucía que ha confirmado la calificación de accidente laboral del suicidio de un empleado de banca quien, tras una fuerte discusión con un cliente, subió a la azotea de su edificio y se arrojó al vacío. (ver más)

 

2).- Una sentencia confirma el síndrome de sensibilidad química como accidente laboral

Recientemente el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha confirmado sentencia referente a que la demandante desarrolló la enfermedad en su lugar de trabajo, un edificio de oficinas de la Xunta en Ourense, debido al “contacto con los productos químicos del ambiente”. (ver más)

 

3).- La justicia califica de accidente laboral el asesinato del jefe de su esposa. La sentencia  dictada hace un tiempo por el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Andalucía, asevera que el hecho de que concurra una culpabilidad civil o criminal en los hechos no impiden su consideración como accidente laboral (ver más). Lo determinante, según la ley, es que el suceso esté vinculado con el trabajo.

 

prevención riesgos laborales accidentes en moto

La moto como herramienta de trabajo: Principales Riesgos y Medidas Preventivas

El avance de la tecnología y el aumento en la demanda en diversos servicios han causado grandes modificaciones en el mercado laboral. Actualmente, los repartidores y los mensajeros en motocicleta forman una parte importante de la fuerza laboral. Además, el crecimiento de las ciudades ha propiciado que las compañías se sientan más inclinadas a usar motocicletas.

Sin embargo, este crecimiento también ha modificado negativamente el espacio vial de las ciudades: los trabajadores se enfrentan a un mayor riesgo de sufrir un accidente. De hecho, en España 19% de las víctimas de accidentes de tráfico son motociclistas. A pesar del peligro que supone su profesión, los motoristas continúan trabajando en condiciones, a menudo, poco óptimas.

Algunos de los principales factores de riesgo de estos empleados son:

· Uso de teléfono móvil

· Uso de manos libres

· Cansancio y sueño

· Falta de respeto a las señales viales y de velocidad

· Falta del equipo adecuado

· Necesidad de recorrer largas distancias

· Uso de alcohol y drogas

· Falta de formación

· Necesidad de realizar más de dos actividades a la vez

· Obligación de cumplir un tiempo de entrega establecido

Como se puede apreciar en esta lista, muchos de los factores que provocan accidentes, son errores humanos. Sin embargo, las compañías que trabajan con motoristas deben comprometerse con la seguridad de sus empleados, lo cual incluiría establecer descansos, horarios de entrega más flexibles y proporcionarles el equipo de seguridad adecuado. De igual manera, se debe proporcionar una formación en la que se instruya a los empleados sobre lo que deben y no deben hacer durante sus desplazamientos.

En cuanto al equipo de protección, un motorista no puede exponerse al tráfico sin un casco, sin embargo, también es necesario que cuente con los siguientes elementos:

· Pantalón

· Guantes

· Chaqueta

· Calzado

· Hombreras, coderas, rodilleras

Por supuesto, es necesario que cada una de las prendas sean especiales para motoristas dado que es la única protección con la que cuentan. A pesar de que tener este equipo puede suponer una gran diferencia, es necesario que los motoristas cuenten con la formación necesaria que les permita operar su motocicleta de forma más segura.

 

 

trabajos a altas temperaturas prevención riesgos laborales

Prevención de Riesgos Laborales: Exposición a altas temperaturas

Hoy en día, el cambio climático es una realidad que tiene un gran impacto en los trabajadores.

Las elevadas temperaturas ambientales en España han propiciado un incremento significativo de las exposiciones laborales a estrés térmico.

Los sectores laborales que necesitan una especial protección son:

– Trabajadores especialmente expuestos: aquellos cuyas actividades se desarrollan en el exterior, tales como constructores, ganaderos, jardineros, agentes de movilidad, etc. También se incluyen a aquellos trabajadores que desempeñen su trabajo en sitios sin aclimatar o cuya ventilación dependa del exterior, tales como cocinas o naves industriales.

 – Trabajadores especialmente vulnerables: En este grupo se encuentran los trabajadores temporales que, debido a la alta rotación, no pueden recibir una formación adecuada para su propia protección.

  – Trabajadores especialmente sensibles: aquellos cuyas características personales o biológicas los hacen más vulnerables a ciertas condiciones de trabajo. Por ejemplo, mujeres embarazadas o trabajadores que hayan sufrido alteraciones de salud a causa del calor.

Cabe destacar que las medidas de protección y las recomendaciones que se ofrecen a la población en general, no se pueden utilizar en el ámbito laboral por la sencilla razón de que los empleados tienen que lidiar con el esfuerzo físico. De acuerdo con expertos de la OSHA, la sobrecarga térmica en espacios exteriores se produce alrededor de los 29.4°C.  Como resultado, es necesario que, cuando se sobrepase este nivel, las empresas comiencen a implementar medidas de protección.

Medidas preventivas

A pesar de que la hidratación es un componente fundamental ante el cambio climático, las empresas y los trabajadores deben implementar medidas extras, tales como:

· Establecer descansos de 15-45 minutos por hora fuera del ambiente cálido.

· Crear áreas en las que los trabajadores puedan reducir su temperatura.

· Establecer puntos de hidratación cercanos a los trabajadores. En caso de que la exposición sea superior a dos horas, la compañía debe proporcionar electrolitos (para recuperar sales minerales)

· Reducir el esfuerzo físico de los empleados por medio de la rotación de actividades.

· Proporcionar equipos de protección personal tales como chalecos de enfriamiento o prendas transpirables y de color claro.

· Capacitar a los empleados en primeros auxilios y en identificar los síntomas de enfermedades causadas por el calor.

· Si los trabajadores son nuevos en el área, se debe proceder a una aclimatación gradual, que puede tener tiene una duración de 7-14 días.

Dado que el cambio climático causa un gran impacto en nuestras vidas y no puede frenarse, lo mejor que podemos hacer es seguir todas las medidas de prevención destinadas a combatir y/o minimizar los efectos de las altas temperaturas en nuestra salud.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comunicación y mejora clima laboral

Mejora de la comunicación en el trabajo y su repercusión en el clima laboral

La comunicación humana es tan importante que impacta en diferentes ámbitos de nuestra vida como, por ejemplo, en el trabajo. De hecho, diferentes estudios y encuestas demuestran que una buena comunicación laboral, no sólo implica una mayor satisfacción para los trabajadores, sino que mejora la colaboración en equipo y reduce los niveles de rotación en una compañía.

A pesar de su importancia, la comunicación en el ámbito laboral tiende a ser un tanto compleja porque se tiene que lidiar con la jerarquía de los integrantes. Sin duda, cambiar los procesos de comunicación de una compañía, puede parecer una tarea difícil; sin embargo, los resultados valen la pena.

Las siguientes tres tácticas están pensadas para mejorar la comunicación en el trabajo y las interacciones entre los empleados.

1. Escuchar: a pesar de que distraerse cuando alguien está hablando es muy fácil, los gerentes deben trabajar en su habilidad para escuchar. El poner poca atención y asentir en falso dará como resultado una falta de credibilidad en los empleados y una sensación de incomodidad. Para escuchar activamente se recomienda reiterar lo que el interlocutor haya dicho. Frases como “si entiendo bien…” o “estás diciendo…” hacen que las personas se sientan comprendidas y ayudan a evitar malentendidos.

2. Preguntar antes de retroalimentar: para avanzar en su desarrollo, todas las personas necesitan cierto grado de validación, lo cual puede ser difícil de conseguir en una empresa. A pesar de que la retroalimentación es necesaria, a veces, puede considerarse muy agresiva e hiriente. Es recomendable usar críticas constructivas para validar los esfuerzos de los empleados y, antes de opinar, pregúntales si están de acuerdo en escuchar tu opinión sobre su trabajo. Así, se sentirán más comprendidos y tendrán más confianza a la hora de tratar cualquier tema.

3. Fuentes de inspiración: pese a que muchas personas sostienen que siempre es mejor ser uno mismo, cuando se trata de trabajo o superación no hay nada de malo en tomar una figura como referente: Observar a líderes, grandes empresarios, reconocidos conferenciantes, etc.. y analizar si tienen enfoques de comunicación que puedan aplicarse a su situación.

 

La comunicación en cualquier organización es fundamental por ello cualquier pequeña mejora se traduce directamente en una mejora en el clima laboral. La tecnología y las plataformas virtuales (Facebook, LinkedIn, correos corporativos, sistemas de mensajes internos, etc.) son herramientas útiles para comunicar sin embargo no debemos olvidar que la comunicación persona a persona es indispensable para conseguir que los procesos comunicativos de la organización sean exitosos.

acoso sexual en el trabajo caso iveco

¿Cómo detectar un caso de acoso sexual o mobbing como el sucedido en el caso IVECO?

Entrevistamos a Nacho Galeano Consultor Experto en Bienestar Corporativo en GRUPO GESEME sobre un tema de máxima actualidad tras el «caso Iveco»

¿Cómo detectar un caso de acoso sexual o mobbing como el sucedido en el caso IVECO? ¿qué síntomas experimente el acosado?

El acoso laboral está tipificado como delito en España en el artículo 173.1 del Código Penal: “ (…) Con la misma pena serán castigados los que, en el ámbito de cualquier relación laboral o funcionarial y prevaliéndose de su relación de superioridad, realicen contra otro de forma reiterada actos hostiles o humillantes que, sin llegar a constituir trato degradante, supongan grave acoso contra la víctima”.

Según las estadísticas oficiales, en Europa este tipo de hostigamiento psicológico y moral lo sufren el 8% de trabajadores; en cambio en España, hay artículos que denuncian que este tipo de delito asciende al 15% de trabajadores, siendo el sector sanitario el más perjudicado (según la Asociación contra el Acoso Psicológico y Moral en el Trabajo). Por ese motivo, es aconsejable que los juristas y abogados laboralistas hablemos sobre este problema social que tanto sufre la sociedad española y cómo podemos detectar el acoso laboral.

También está el denominado acoso sexual ambiental, definido por un comportamiento de diversa índole, cuya consecuencia es provocar un contexto laboral intimidatorio, hostil, ofensivo o humillante para la trabajadora lo cual conlleva que no pueda realizar su trabajo en las condiciones adecuadas. En este caso, no sólo son sujetos activos el acosador sino, también, los compañeros de trabajo e, incluso, terceras personas que consienten.

Entre las conductas mencionadas destacan observaciones sugerentes, bromas o comentarios sobre la apariencia o condición sexual de la trabajadora; uso de gráficos, viñetas, dibujos, fotografías o imágenes de contenido sexualmente explícito; llamadas telefónicas, mensajes de WhatsApp o mensajes de correo electrónico de carácter ofensivo, de contenido sexual. También invitaciones persistentes para participar en actividades sociales lúdicas, a pesar que la persona acosada haya dejado claro que resultan no deseadas e inoportunas; e invitaciones impúdicas o comprometedoras.

¿Qué medidas preventivas pueden instaurarse en el entorno laboral para evitar episodios de este tipo?

Según la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.- Artículo 14.- En cumplimiento del deber de protección, el empresario deberá garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo. Artículo 15.- Principios de la acción preventiva:

1.- El empresario aplicará las medidas que integran el deber general de prevención previsto en el artículo anterior, con arreglo a los siguientes principios generales:
a.- Evitar los riesgos.
b.- Evaluar los riesgos que no se pueden evitar.
c.- Combatir los riesgos en su origen.
d.- Planificar la prevención, buscando un conjunto coherente que integre en ella la técnica, la organización del trabajo, las condiciones de trabajo, las relaciones sociales y la influencia de los factores ambientales en el trabajo.
e.- Dar las debidas instrucciones a los trabajadores.

Para ello las medidas preventivas que se pueden aplicar son las siguientes;

1. Identificar los riesgos psicosociales de la empresa, con el fin de eliminarlos e impedir así la aparición de situaciones de riesgo que son “el caldo de cultivo” de la violencia psicológica en el trabajo. Para ello es útil recurrir a indicadores que permitan detectar si hay cambios en las conductas de los trabajadores como son, por ejemplo: la formación de clanes que excluyan al resto de compañeros, el aumento del absentismo, las tensiones y conflictos entre compañeros, conductas de aislamiento, bajas laborales, etcétera. Las variaciones observadas pueden significar que “algo funciona mal” en la organización y representan un punto de partida para plantear medidas correctoras, evitando la aparición de conductas violentas o interviniendo directamente para su eliminación. Las empresas deberían adoptar medidas contra el acoso antes de recibir las quejas de las víctimas.

acoso sexual en el trabajo

2. Establecer los mecanismos de corrección que permitan eliminar o minimizar de inmediato cualquier acción violenta o situación de acoso detectada contra un trabajador (gritos, insultos, humillaciones, marginación…), con independencia de que se haya realizado la exigible identificación y evaluación de riesgos. Algunas de las causas que favorecen actuaciones hostiles en la empresa son: aprobar los comportamientos acosadores, malas relaciones entre el personal y la dirección o entre compañeros, estilos de supervisión autoritarios, extrema exigencia laboral, cambios repentinos en la organización, envidias profesionales, deficiencias en la política de personal, etcétera.

Evaluar los riesgos. La evaluación, tanto la inicial como sus preceptivas revisiones (ver Erga-FP nº 59. Evaluación de riesgos), permite valorar los riesgos que no se han podido eliminar y articular soluciones en función del número de trabajadores afectados y de la gravedad del riesgo, evitando así que se generen ambientes agresivos en el lugar de trabajo.

3. Actuar sobre la organización del trabajo de la empresa para favorecer un buen clima laboral. Los problemas de acoso psicológico suelen estar asociados con la organización del trabajo y la gestión de los conflictos; si estos dos aspectos no son los adecuados, acostumbran a ser el origen de conductas violentas y acosadoras. Por ello, las siguientes medidas que enunciamos a continuación tienen que ver con la corrección de riesgos psicosociales del trabajo.

4. Reducir el volumen de trabajos monótonos y repetitivos, así como ofrecer a cada trabajador la posibilidad de escoger la manera de ejecutar su labor, si es posible. Igualmente, se deben facilitar los medios necesarios para realizar la actividad correctamente y sin riesgos. Así mismo, se debe ofrecer una información precisa sobre el puesto de trabajo, así como de los objetivos pretendidos. Hay que dejar bien claro cuáles son las funciones y tareas de cada trabajador, evitando las instrucciones ambiguas que suelen favorecer climas tensos y que pueden dar lugar a situaciones de violencia en el trabajo.

5. Implantar en la empresa formas de dirección democráticas y evitar las que son autoritarias. Estas últimas favorecen la aparición de ambientes laborables tensos y violentos, además de que no suelen conducir a la obtención de buenos resultados. La cultura autoritaria se basa en el miedo, que restringe la capacidad de trabajo, la creatividad y el aprendizaje, y genera tensiones en los grupos de trabajadores que pueden precipitar conductas violentas. El papel de líder efectivo está más relacionado con un carácter respetuoso y comunicativo que con el autoritario.

6. Fomentar la participación de los trabajadores y de sus representantes (delegados sindicales, delegado de prevención, Comité de Seguridad y Salud) en la evaluación de riesgos y en la prevención del acoso psicológico en el trabajo, facilitando procedimientos que permitan el intercambio de información y de opinión (reuniones periódicas, charlas, boletines informativos…).

7. Establecer por parte de la empresa y de los trabajadores el compromiso ético de impulsar un entorno libre de acoso. Fijar un código de conducta en el que se explique claramente las acciones que son aceptables y las inaceptables, así como las consecuencias que comporta el incumplimiento de las normas y las sanciones correspondientes. El Criterio Técnico 69/2009 de la Inspección de Trabajo recoge una relación de las conductas que considera acoso moral —y también las que no lo son— como son, entre otras: dejar a un trabajador sin ocupación efectiva sin causa que lo justifique, dictar órdenes de imposible incumplimiento, ocupación en tareas inútiles, insultar o menospreciar a una persona que trabaja, reprenderla delante de otras personas, difundir rumores falsos sobre su trabajo o vida privada…

8. Implantar procedimientos (protocolos) consensuados e instaurar sistemas que faciliten el conocimiento a todos los empleados de la empresa de los códigos de conducta acordados contra el acoso laboral como, por ejemplo: hojas informativas, manuales, carteles, redes internas informáticas, etc. Explicar el procedimiento para formular una queja y garantizar el mantenimiento de confidencialidad. Indicar cómo y dónde pueden obtener ayuda las víctimas y dar apoyo psicológico, si procede.

9. Implementar las ayudas y los mecanismos necesarios para garantizar el buen funcionamiento del procedimiento de gestión de posibles casos de acoso psicológico que se puedan presentar en la empresa, bien sea a través del Servicio de Prevención, el Departamento de Recursos Humanos (RRHH) o el Servicio Socio laboral que exista en la empresa. Del mismo modo, deben existir mecanismos que faciliten la reincorporación de la persona afectada a su puesto de trabajo.

10. Formar a los directivos, mandos y trabajadores de la empresa sobre el trato con las personas en su trabajo y seleccionar a los individuos que ocupan cargos de responsabilidad atendiendo a su capacidad de dirección y coordinación de equipos de personas.

Como experto en la materia, ¿cree que en los últimos años ha mejorado, empeorado o no han habido cambios representativos con respecto a la concienciación sobre la prevención de este tipo de problemas?

El acoso laboral ha crecido exponencialmente en España desde el inicio de la crisis.

Cuando el estrés en el trabajo se debe al hostigamiento o intimidación continua, podemos estar frente a una situación de acoso laboral. Esta violencia física o psicológica se da a través de actos hostiles a los que es sometida una persona en el ámbito laboral de forma sistemática, y que puede derivar en problemas de salud. Por tanto, si este tipo de situaciones no son detectadas a tiempo, pueden provocar daños psicológicos o estrés que acaba desencadenando enfermedades como la depresión, úlceras, problemas cardiovasculares, entre otros. Cuando el estrés en el trabajo se debe al hostigamiento o intimidación continua, podemos estar frente a una situación de acoso laboral. Esta violencia física o psicológica se da a través de actos hostiles a los que es sometida una persona en el ámbito laboral de forma sistemática, y que puede derivar en problemas de salud. Por tanto, si este tipo de situaciones no son detectadas a tiempo, pueden provocar daños psicológicos o estrés que acaba desencadenando enfermedades como la depresión, úlceras, problemas cardiovasculares, entre otros.

indicadores empresa saludable

Indicadores de un lugar de trabajo saludable.

El equipo directivo de una empresa tiene un papel vital que desempeñar en la promoción de la salud y el bienestar en el trabajo y en el apoyo a un cambio cultural que beneficiará tanto a las personas como a la organización.

Incluso en las profesiones más tradicionales, la salud y el bienestar en el lugar de trabajo es cada vez más una pieza calve reconocida como vital tanto para la productividad diaria como para el desarrollo profesional.

El primer paso para mejorar el bienestar en el trabajo proviene de cómo se gestiona el flujo de trabajo y de cómo todos los empleados (incluidos los gerentes) reciben apoyo en sus funciones diarias.

Estos son algunos de los indicadores principales de una empresa saludable:

  1. El equipo directivo, gerencial, responsables de departamento etc.. tienen y a la vez generan confianza entre sus subordinados.

Los mandos superiores e intermedios deben ser el primer punto de contacto para los miembros del personal que experimentan problemas de bienestar en el lugar de trabajo. Es sumamente importante que éstos comprendan la importancia del bienestar personal ya que el personal debe confiar en que serán escuchados.

Sin embargo, no todos se sentirán cómodos abordando el tema del bienestar en un contexto profesional. La formación y capacitación sobre cómo reconocer los signos de estrés o ansiedad, y cómo abordar el tema con sensibilidad, apoyará la intervención temprana. Dicha capacitación también ayudará a los propios gerentes y equipo directivo a identificar y tomar medidas sobre sus propios desencadenantes de estrés.

  1. Empleados valorados e involucrados en la organización.

Numerosas investigaciones demuestran que muchas personas que renuncian a sus trabajos citan la «falta de apreciación» como el motivo principal para marcharse.

El contacto directo entre dirección y empleados y los informes sobre el trabajo desarrollado mantendrán una línea de comunicación abierta en la que el reconocimiento al trabajo es un elemento clave. Estas sesiones representan una oportunidad para celebrar éxitos individuales y para reflexionar sobre el aprendizaje para el futuro. Las reuniones interempresariales a gran escala ofrecen oportunidades para que los líderes sénior y la empresa en general involucren activamente al personal en los debates y las decisiones que les afectan.

  1. Horarios flexibles y bien diseñados.

Los lugares de trabajo flexibles se están convirtiendo en una necesidad en la sociedad actual. Una encuesta realizada por International Workplace Group a principios de este año encontró que el 80% de las personas, cuando se enfrentaban a dos ofertas de trabajo similares, rechazaban la que no ofrecía un trabajo flexible. La encuesta también reveló que el 85% dijo que su productividad había aumentado como resultado de una mayor flexibilidad.

Jornadas intensivas, teletrabajo, horarios ajustables, flexibilidad en la hora de entrada y salida, etc… pueden tener un gran impacto en cómo se sienten las personas con respecto a sus trabajos.

    4. Seguridad y Salud en el trabajo

Una empresa saludable es aquella en la que se proporcionan los recursos y medidas necesarias para minimizar y prevenir cualquier problema de salud en general y de forma más específica aquellos problemas más comunes como son los problemas de salud mental y los trastornos musculoesqueléticos.

Se estima que el 70% de las enfermedades relacionadas con el trabajo se componen de trastornos musculoesqueléticos, seguidos de cerca por el estrés, la ansiedad y la depresión. Tales problemas reducen la productividad y pueden potencialmente conducir a una ausencia a largo plazo.

Además y los entornos de trabajo deben ser propicios para el bienestar:  iluminación, equipo adecuado, descansos, etc.. . Lejos de lo que pueda pensarse, esta optimización del lugar de trabajo debe ser continuada en el tiempo, es decir el entorno de trabajo

obesidad en el trabajo

La SESST pide a las empresas que se impliquen en el abordaje y prevención de la obesidad

La Organización Mundial de la Salud, la Federación Mundial de la Obesidad y la Asociación Médica Americana han hecho una llamada a las empresas españolas para que se comprometan en la lucha contra la obesidad. La razón de esta demanda es que la obesidad se ha convertido en una enfermedad crónica y dichas organizaciones consideran que el ámbito laboral también debe formar parte de la prevención.

Los estudios indican que 21.6% de los españoles de entre 25-64 años padecen obesidad. Sumado a esto, cerca del 40% padece sobrepeso y tienen riesgo de contraer esta enfermedad en un futuro.

Diferentes investigaciones han concluido que  existe una relación entre el incremento del Índice de Masa corporal y las condiciones laborales actuales, las cuales se resumen en horarios prolongados, falta de movilidad, actividades sedentarias y trabajo por turnos.

Este problema de salud que se ha extendido a lo largo de todo el mundo ha causado efectos negativos en el ámbito laboral: Las personas con obesidad presentan una menor productividad y mayor absentismo laboral debido a enfermedades, factores que aumentan los costes de las empresas. Evidentemente, la salud de los empleados se deteriora y presentan problemas de origen cardiovascular y lesiones producidas por trabajos físicos.

Obesidad en el trabajo¿Qué medidas se deben de tomar?

Dado que la obesidad representa un problema directo para la productividad y los ingresos de las empresas, la Sociedad Española de Salud y Seguridad en el Trabajo invita a que las compañías tengan un papel más activo en la prevención y el manejo de la obesidad a través de programas y protocolos.

Algunas de las medidas recomendadas incluyen:

  • Informar y concienciar a los trabajadores sobre la obesidad y los riesgos laborales que implica.
  • Fomentar el ejercicio y la actividad física durante la jornada laboral.
  • Facilitar el acceso a programas y aplicaciones que permitan que los trabajadores lleven un control de su actividad física.
  • Promover una alimentación saludable.
  • Ofrecer atención médica.

 

En Geseme hemos implementado numerosos programas en empresas de todo tipo vinculados a la mejora de hábitos alimenticios y estilo de vida. En todos los casos la implementación de dichos programas ha tenido un efecto directo en la mejora de diferentes indicadores de salud como el sobrepeso, la hipertesión arterial, niveles de colesterol en sangre y diabetes tipo 2 entre otros y consecuentemente supusieron una mejora directa en la disminución de bajas laborales.

inteligencia artificial en la prevención de riesgos laborales

El uso de la inteligencia artificial en la prevención de accidentes laborales

A través de los años, el objetivo principal de la tecnología es ofrecer soluciones que mejoren y faciliten la vida del ser humano. Gracias a estas características, la tecnología ha evolucionado para adaptarse a los diferentes ámbitos de la vida. En el caso del entorno laboral estos avances no sólo producen un mayor índice de productividad y eficiencia, sino que también mejoran la seguridad de los empleados.

Aunque la mayoría del tiempo no se piense en los riesgos a los que está expuesto un trabajador, lo cierto es que existen una gran cantidad de profesiones en las que los empleados pueden salir dañados. Por ejemplo, los trabajadores del área de construcción son cinco veces más propensos a sufrir un accidente que otras profesiones. En áreas laborales como esta, la tecnología puede marcar una gran diferencia y el uso de la inteligencia artificial para predecir la probabilidad de que los operarios sufran lesiones y poder intervenir a tiempo es ya una realidad.

De este modo, algunas compañías de construcción han empezado a trabajar en la creación de programas destinados a analizar los datos y predecir probabilidades con el fin de reducir la cifra de accidentes laborales.  Por ejemplo, Suffolk, una empresa constructora estadounidense está creando un algoritmo que analiza fotografías de los lugares de trabajo y las analiza para localizar los riesgos potenciales de seguridad. Además, también busca infracciones por parte de los trabajadores tales como la falta de uso de equipo protección y el incumplimiento de protocolos de seguridad. Una vez que el algoritmo posee esta información, la relacionará con los accidentes y será capaz de prevenirlos.

La idea de estos programas es mejorar el error del factor humano: el descuido, la distracción, la aversión a usar equipos de protección o la falta de claridad para tomar decisiones determinantes para nuestra seguridad. Según declaraciones de expertos la inteligencia artificial  y las máquinas tienen un margen de error del 3% mientras que en los humanos es del 5%. Solo este 2% de diferencia ya justifica sobradamente el uso de la IA en materia de seguridad laboral.

Sin duda alguna, la creación de estos programas significará un gran avance en la seguridad de los empleados y disminuirá las lesiones que no sólo afectan a los trabajadores, sino también a la productividad de las empresas.

 

 

 

 

amianto y salud laboral

El amianto y los peligros para la salud laboral

El amianto,  es un material en forma de fibras flexibles que tiene un alto grado de resistencia a la combustión. Gracias a sus excelentes propiedades aislantes, mecánicas y químicas, así como a su bajo coste, este material se utiliza en gran variedad de productos manufacturados y en las estructuras metálicas de los edificios. Sin embargo, si permanecen mucho tiempo en el aire, las fibras del amianto se convierten en un verdadero riesgo para la salud de los trabajadores. De hecho, los empleados que están en contacto con este material tienen una mayor probabilidad de desarrollar cáncer de pulmón y mesotelioma (tipo de cáncer que ataca la membrana que rodea al pulmón, así como a otros órganos internos).

En España este problema se viene arrastrando desde hace años.

Según una investigación llevada a cabo  por el Instituto de Salud Carlos III, el Consorcio de Investigación Biomédica de Epidemiología y Salud Pública y el Ministerio de Sanidad, entre 1975 y 2010 murieron en España 6.037 personas debido a un cáncer pleural, de los que el 66 % eran hombres y el 34 % mujeres. Aunque pareciera que el paso del tiempo traería consigo una solución a los daños provocados por el amianto, lo cierto es que poco a cambiado: la Organización Mundial de la Salud estima que alrededor de 125 millones de personas están o estuvieron expuestas al asbesto. Esta cifra permite estimar que, en las próximas décadas, fallecerán 107.000 trabajadores a nivel mundial y 40.000 en España.

Medidas preventivas

Cuando se maneja algo tan dañino como el amianto, las empresas tienen que tomar cartas en el asunto. En estos casos, generalmente, las empresas optan por establecer medidas preventivas de carácter colectivo, pero para tener un mejor resultado se debe recurrir a la protección individual.

Medidas generales

  • Evaluar el riesgo que presenta cada proyecto y establecer las precauciones que se llevarán a cabo.
  • Medir y controlar el nivel de amianto ambiental presente en el área de trabajo.
  • Reducir la ventilación del lugar de trabajo y favorecer el uso de métodos húmedos que faciliten la deposición de las fibras de amianto.
  • Implementar medidas para recibir el material en sacos impermeables. En caso de que se presente alguna ruptura, deberá recurrirse a un método de aspiración.
  • Limpiar las máquinas, herramientas y zonas de trabajo por medio de aspiración y filtración de aire.
  • Evitar el uso de escobas y aire comprimido.
  • Eliminar los residuos en bolsas o sacos de materiales impermeables y que cuenten con sellos herméticos.

Informar y formar al trabajador sobre:

  • Procedimientos de descontaminación y medidas de contingencia.
  • Prácticas de trabajo y eliminación de residuos seguras que minimicen la exposición al amianto.
  • Uso apropiado y limitaciones de los equipos de protección individual.
  • Riesgos para la salud causadas por las distintas formas de amianto, incluyendo los efectos sinérgicos que causa la presencia del tabaco.
  • Productos y materiales que contienen amianto y las actividades que pueden provocar una exposición.

Equipo de protección adecuado

  • Protección respiratoria, dependiendo del nivel de protección requerido y del tipo y duración del trabajo se recomienda una mascarilla desechable FFP3, una máscara completa con filtro P3 o un equipo de suministro de aire.
  • Ropa de protección con certificación CE categoría 3.
  • Guantes con tratamiento antiestático y resistencia mecánica y a las microperforaciones.
  • Cubrezapatos o cubrebotas con suela antideslizante y tratamiento antiestático.

 

 

 

 

 

La precariedad dispara los accidentes laborales entre los trabajadores temporales

En España, la siniestralidad laboral sigue siendo un tema preocupante. Aunque los accidentes laborales mortales disminuyeron un 17.6% (dando como resultado 140 trabajadores fallecidos), los accidentes considerados como graves o leves aumentaron. Los números son los siguientes:

  • Accidentes leves que requirieron baja laboral: 129. 974
  • Accidentes graves: 991
  • Accidentes itinere (se producen en el trayecto de casa al trabajo y viceversa): 19,605. De este número 230 fueron considerados de gravedad y el resto se clasificó como leves.

Estos incidentes fueron contabilizados hasta marzo y, comparándolos con el mismo período del 2018, representan un aumento del 5.9%.

A pesar de que en algunos ámbitos laborales se percibe una leve mejora, las cifras siguen siendo ampliamente mejorables.

En promedio, durante el 2018 se presentaron 152 accidentes cada hora, lo que se resume en 1.33 millones.

La precariedad laboral es mucho más marcada en los trabajadores temporales que en los indefinidos. En otras palabras, los empleados temporales sufren el doble de accidentes: la siniestralidad en las personas con contrato indefinido aumentó en un 6%, mientras que en los temporales fue un 12% exactamente el doble.

A pesar de que la siniestralidad puede presentarse en diferentes campos laborales, existen ciertos sectores con una mayor propensión a los accidentes: la industria de la construcción no solo volvió a ser el sector más dañado, sino que aumentó sus niveles a un 22.9%; por su parte, la industria agraria incrementó sus accidentes en un 16.7% y, finalmente, el sector de servicios presentó un 10.5%.

Según diferentes fuentes el perfil del trabajador que tiene a sufrir más accidentes corresponde a un hombre menor de 35 años, inmigrante, con contrato temporal y un trabajo de poca cualificación.

Evidentemente, los números y las estadísticas exigen una profunda reflexión. En una rápida búsqueda de siniestralidad laboral entre las noticias de los últimos días encontramos varios titulares con diferentes accidentes que podían haberse evitado simplemente siguiendo medidas de prevención básicas, os dejamos con algunos ejemplos:

 

 

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies