Geseme News

cultura de empresa tóxica

Cultura de empresa tóxicas para un buen clima laboral. Factores a tener en cuenta

Describir un lugar de trabajo como “tóxico” se ha convertido casi en un cliché en los últimos años; aunque todas las oficinas tienen uno o dos elementos negativos, hay algunas que son realmente tóxicas.

 ¿Cómo detectar un lugar de trabajo “tóxico”?

Lo que ocurre en la empresa a menudo es consecuencia de la cultura que haya detrás. Una baja motivación, baja productividad, absentismo o alta rotación de empleados son indicadores de una cultura tóxica. La principal consecuencia en cualquier caso es la afectación de la salud mental de los empleados.

¿Cuáles son los factores que contribuyen a una cultura de empresa tóxica?

A menudo se cree que en las grandes empresas es donde existe una cultura más tóxica por la competitividad que puede darse entre empleados. Pero la realidad es que comportamientos tóxicos se dan por igual en pequeñas o en grandes empresas. Lo que determina una cultura tóxica no es el tamaño o la estructura jerárquica.

 

Los principales desencadenantes son

1.- Falta de recursos:

Cuando una empresa carece de recursos suficientes esto repercute directamente en menores opciones para contratar personal. Esto favorece la sobrecarga de trabajo. Una excesiva carga de trabajo favorece el estrés. El estrés es una fuente potencial de malestar general.

2.-Falta de líderes capaces de erradicar comportamientos tóxicos.

Las empresas que tienen recursos limitados y carecen de líderes fuertes y culturas sólidas a menudo están listas para que se propague la toxicidad. Un buen líder dedicará esfuerzos a controlar todos aquellos aspectos que predisponen a un lugar de trabajo tóxico.

3.- Competencia en lugar de colaboración

Un poco de competencia sana puede ser positivo. Sin embargo, la cultura de una empresa se vuelve tóxica cuando se fomenta la competencia entre empleados.

4.- Falta de una cultura sólida de empresa

Una empresa con una cultura sólida sigue un conjunto claro de valores. Los empleados conocen estos valores y comprenden cuáles son los objetivos de la empresa tanto a largo como a corto plazo. En un lugar de trabajo tóxico, la misión y los valores de la empresa son poco más que herramientas de marketing.

5.- Falta de transparencia y confianza.

¿Se comunican las decisiones importantes a los empleados? ¿Existe un clima de diálogo y confianza? ¿Qué estilo de comunicación impera en la empresa?

La transparencia es clave para que los empleados confíen en la empresa y se sientan comprometidos con la organización.

6.- Alta tasa de absentismo

El absentismo excesivo es una señal clara de que algo anda mal en la cultura de empresa y está provocando que el lugar de trabajo se vuelva tóxico lentamente. Cuando la cultura de la empresa no es correcta o se vuelve tóxica, los empleados se desvinculan de la organización y cuando los empleados no se toman en serio su trabajo, afecta negativamente a los miembros de su equipo.

7.- Demasiado “cotilleo”

Los rumores a menudo no se toman tan en serio como deberían. Pero cuando el nivel de rumores es alto puede causar problemas. Estamos hablando de chismes que inician una fábrica de rumores y a la larga conducen a la falta de armonía entre los empleados. Los empleados se vuelven unos contra otros y la cultura de grupos, no la unidad, hace su aparición. La cultura de grupos es una señal de toxicidad importante en el lugar de trabajo.

8.-Escasa promoción interna

Se presta poca atención a la promoción de los empleados existentes y se contratan nuevos empleados. Cuando no hay promociones internas, se envía un mensaje obvio de que los empleados actuales no importan o no son lo suficientemente buenos para ser promovidos al siguiente nivel.

9.- Trabajo fuera del horario

Cuando trabajar más allá del horario establecido se convierte en una rutina, es una clara señal de que algo falla puede ser señal de una cultura laboral tóxica.

10.- Falta de comunicación

La falta de comunicación es un indicador clave de que una empresa tiene una cultura laboral tóxica. En los equipos, entre los gerentes y los miembros de su equipo, la forma en que fluye la información afecta la cultura de una empresa. Cuando los empleados no se comunican correctamente, su productividad y creatividad se ven afectadas y se crea un entorno de trabajo ineficiente.