Geseme News

Empleos con mayores posibilidades de sufrir depresión

Empleos con mayores posibilidades de sufrir depresión

Aunque la depresión es un trastorno anímico que puede afectar a cualquier persona, lo cierto es que existen ciertas actividades laborales que tienden a agravar o a propiciar una condición depresiva en sus empleados. Esto se debe a que los empleados están más expuestos a niveles de estrés, molestias y frustraciones. Pese a que ningún trabajo está libre de estos sentimientos negativos, según diferentes estudios los siguientes son los empleos que suelen producir mayor depresión:

1. Personal administrativo
A pesar de que el trabajo administrativo parece sencillo y ofrece muchas oportunidades para socializar, lo cierto es que a menudo estos empleados tienen una carga laboral muy pesada y con estrés constante. Además, es una de las ocupaciones que tiende a trabajar más horas extras. Todos estos factores favorecen la depresión en los empleados.

2. Enfermeras geriátricas
Dado que estas profesionales tienen que lidiar con la enfermedad y la soledad de los ancianos, las enfermeras tienden a sufrir de depresión y estrés. De hecho, se calcula que 11% de las enfermeras padecen este trastorno.

3. Restauración
10% del personal que trabaja en restaurantes ha sufrido algún episodio depresivo. Esto se debe a que estos empleados no sólo reciben una paga muy baja para su carga laboral, sino que también están constantemente expuestos un alto ritmo de trabajo y exigencia por parte de los clientes a los que atienden.

4. Artistas
La inestabilidad y el poco reconocimiento que obtienen por su trabajo ocasiona un gran nivel de estrés y de tristeza en los artistas. Además, este tipo de ocupaciones tienden a ser más aisladas y no hay tanta socialización como en otros empleos, lo cual conlleva a aumentar las posibilidades de sufrir episodios de depresión.

5. Trabajo social
Un trabajador social no sólo lidia con situaciones muy crudas durante su jornada laboral, sino que tiene que encontrar una solución a dicho problema. Sin embargo, sus procesos son entorpecidos como la burocracia y la frustración de no poder ayudar a las personas les provoca depresión.

En cualquier caso la prevención de riesgos psicolaborales es fundamental para detectar posibles síntomas de estrés y depresión y poner medidas para evitar que tales situaciones vayan a más. En este sentido la vigilancia de la salud es fundamental, un elemento clave que en el caso de profesionales liberales es prácticamente imposible de llevar a cabo.

Prevención de Riesgos Laborales: Depresión y Salud Mental

Prevención de Riesgos Laborales: Depresión y Salud Mental

Los problemas de salud ocupacional en la actualidad están enfocados en la gran cantidad de casos de enfermedades relacionadas con el ambiente laboral y el estrés.

Es así como la ansiedad y la depresión ocupan los primeros puestos según estudios realizados por la Organización Mundial de la Salud (OMS)  que considera estos estados alterados de conciencia como primera enfermedad a nivel mundial para el 2020.

Por ello es una prioridad en cualquier empresa el generar ambientes agradables que propicien un buen clima laboral en el que el estrés, la ansiedad y la depresión  no tengan lugar.

Y es que el estrés – motivado por diferentes factores de riesgos psicosociales- puede terminar convirtiéndose en un estado de ansiedad y depresión si no  se controla y trata tiempo.

En la gran mayoría de los casos estudiados la “Ansiedad y la Depresión” puede presentarse en lugares de trabajo con ambientes hostiles, con una falta de una comunicación asertiva y un exceso de responsabilidades laborales.

De este modo, los principales riesgos psicosociales que originan una situación de estrés pueden clasificarse en cinco grandes grupos:

. Las exigencias psicológicas que implique el trabajo

Este apartado hace referencia a la cantidad de trabajo que asume el empleado, la presión con la que se trabaja, la complejidad del trabajo, la calidad de las tareas asignadas y las exigencias psicológicas de tipo emocional y cognitivo que implique el trabajo.

. El nivel de autonomía sobre el trabajo

En este apartado se valora el margen de maniobra o autonomía con el que cuenta el trabajador a la hora de realizar su trabajo y las posibilidades que se le dan al empleado para aplicar y o desarrollar sus conocimientos más allá de lo fundamental. Este aspecto es clave si queremos tener una plantilla «sana» y «motivada» ya que la imposibilidad de poner en práctica sus propias ideas, elegir o modificar determinados aspectos de trabajo es uno de los factores que más negativamente afecta a muchos empleados.

. El reconocimiento y el apoyo social

La falta de apoyo de los superiores y de compañeros y la falta de reconocimiento por el trabajo realizado son los aspectos que se engloban en este apartado. También incluiríamos como factores asociados al hecho de trabajar sin apoyo o el hacerlo en unas condiciones de información inadecuadas (trabajar de forma aislada, con falta de información general o específica sobre la empresa o inclusive falta de información sobre el trabajo a realizar).

.Conductas violentas en el trabajo

Engloba todos aquellos factores que hacen referencia a la exposición del trabajador a conductas violentas en el trabajo ya sean agresiones verbales, aislamiento, amenazas, discriminación etc.

.Otras complicaciones: Conciliación entre vida laboral y familiar.

La y su productividad en la empresa se ven claramente afectadas cuanto más es difícil sea la conciliación entre vida laboral y familiar.

 

Depresión, estrés y ansiedad en el trabajoCuando uno o varios de estos factores se dan de forma continuada muchas personas pueden llegar al borde de un colapso mental y sufrir sus primeras crisis nerviosas que se pueden traducir en pequeños estados alterados de conciencia desencadenando en crisis de ansiedad.

Si no se trata a tiempo termina convirtiéndose en un caso de depresión, en un primer momento leve, pero con un significativo incremento hasta llegar a casos de “Depresión Profunda”

Detectar los síntomas y desarrollo de este tipo de enfermedades a primera vista suele ser una misión complicada. Por ello es de vital importancia la prevención: Cuidar el clima laboral y promover unos hábitos saludables son los dos pilares para evitar este tipo de enfermedades.

 

En este sentido es importante tener presentes algunas medidas preventivas, como por ejemplo:

.- Fomentar la cooperación y no la competitividad entre trabajadores:

Algo que puede hacerse cambiando algunos procedimientos de trabajo que impliquen el trabajar en equipo o medidas que incentiven este trabajo en equipo como por ejemplo el reducir la parte variable de retribución que basada en criterios individuales.

. Implementar políticas de comunicación y fomentar la participación de los trabajadores haciéndolos partícipes de algunas de las acciones que se llevan a cabo en la empresa. Conseguir una buena comunicación entre directivos y empleados, conocer los objetivos y motivaciones de cada empleado, crear elementos de comunicación interna (newsletter, etc.) que les mantengan informados sobre las acciones de la empresa (desarrollo de nuevos productos/servicios, participaciones en ferias, logros conseguidos, etc.) en definitiva fomentar la comunicación y la visión colectiva favorecerá la implicación del empleado en la empresa.

.Conseguir unos ritmos de trabajo razonables y apostar por políticas que ayuden a compatibilizar mejor la vida familiar con la laboral.

.Fomentar unos hábitos de estilo de vida y alimentación saludables entre los empleados.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies