Geseme News

Ergonomía correcta posición ratón y ordenador

Ergonomía: Correcta posición ordenador y ratón

Muchos trabajos implican largas jornadas delante del ordenador.

Es por ello que es importante conocer cuál es la postura correcta desde el punto de vista ergonómico para la combinación: teclado-ratón (en próximos artículos hablaremos sobre la postura general ante el ordenador, aspectos a tener en cuenta del monitor, etc…)

Combinación ratón y el teclado 

Teclado y el ratón se deben utilizar siempre dentro del espacio de la anchura de los hombros.

Los antebrazos, muñecas y manos deben estar en línea horizontal o ligeramente inclinada.
Cuando la parte numérica del teclado no se utiliza o  se utiliza poco,  es preferible elegir un teclado estrecho y en todo caso complementar con un teclado numérico separado. De este modo, se facilita el poder utilizar el ratón dentro de la zona de confort (anchura de los hombros). Esto evita la hiperextensión del brazo y dolores de cuello y hombro como resultado de una postura forzada.

 

Ajuste de la altura e inclinación del teclado:

La altura del codo debe coincidir prácticamente con la de la hilera del medio del teclado. El teclado debe ajustarse hasta encontrar una posición cómoda para antebrazos, muñecas y manos.
A algunas personas les resulta  más cómodo trabajar con el teclado en una posición más baja y con los codos a una altura algo superior a la de la hilera del medio del teclado.
En cuanto al ratón, debe estar paralelo a la parte media del teclado.
Si el escritorio es suficientemente profundo también puede colocarse el ratón entre el cuerpo y el borde frontal del teclado de forma que puedan apoyarse por completo los antebrazos en la superficie de la mesa.
Es importante elegir un ratón ergonómico que se ajuste al tamaño de la mano comprobando que la mano pueda descansar por completo encima del ratón.
Una posición tensa puede provocar cansancio y desencadenar en problemas como el síndrome del túnel carpiano.
Por último, recuerda que el antebrazo siempre debe estar en contacto con la mesa y no tenso en el aire
Principales conclusiones informe sobre el Estado de la Seguridad y Salud Laboral en España

Principales conclusiones informe sobre el Estado de la Seguridad y Salud Laboral en España

Recientemente se presentó la última edición del ‘Informe sobre el Estado de la Seguridad y la Salud en el Trabajo de 2016″. El Instituto Nacional de Seguridad, Salud y Bienestar en el Trabajo, INSSBT, da así continuidad a la tarea iniciada en 2007 de recopilar los datos de las diferentes Instituciones Públicas que integran el Sistema Nacional de Prevención, es decir  la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, la Fiscalía Especializada, las Comunidades Autónomas, la Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales, la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo y el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

El último informe – con datos del 2016 – recoge las estadísticas de los datos referentes a la seguridad y salud en el trabajo haciendo hincapié en los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

Además, el informe incluye información sobre novedades en normativa y avances en la regulación de determinados aspectos en materia de seguridad y salud en el trabajo.

Algunos de los datos sobre los principales tipos de riesgo son:

.- La exposición a altas y bajas temperaturas (36% y 25% respectivamente) así como al ruido (28%) son los riesgos físicos y ambientales más señalados.

.-En cuanto a los de carácter ergonómico los movimientos repetitivos y las posiciones dolorosas o fatigantes continúan siendo los riesgos más frecuentes. Como dato significativo, desde el 2010 ha aumentado considerablemente la exposición a tres de los cuatro riesgos principales: las posiciones dolorosas o fatigantes (7,2 puntos porcentuales), llevar o mover cargas pesadas (6,1 puntos) y levantar o mover personas (4,2 puntos).

.-En cuanto a riesgos psicosociales destaca el tener que trabajar a gran velocidad  y con plazos ajustados con porcentajes de un 33% de  ocupados  que deben trabajar siempre o casi siempre a gran velocidad y un 35% con plazos muy ajustados con la misma frecuencia. Este riesgo es más frecuente entre asalariados que entre autónomos. Además, el tener que cumplir con plazos ajustados es significativamente más frecuente entre trabajadores con contrato temporal que con contrato fijo (el 41% frente al 32% de los fijos).

Los riesgos derivados del trato con el público y el tener que enfrentarse a quejas, reclamaciones, etc., son también otro de los principales factores de riesgo psicosocial, con un porcentaje de un 21% de trabajadores que tienen que hacer frente a este tipo de situaciones con frecuencia.

.- En cuanto al nivel de autonomía del que disponen los empleados en España, cerca de un tercio de todos los trabajadores no tienen posibilidad de elegir o cambiar el orden de las tareas (33%), los métodos de trabajo (36%) o el ritmo de trabajo (30%).

Como dato significativo, los datos de la encuesta son especialmente positivos respecto al nivel de satisfacción de los empleados en relación a las actividades preventivas. De este modo, el 88% de los trabajadores manifiesta que están “bien” o “muy bien” informados sobre los riesgos para la salud y la seguridad en su trabajo y el 11% que lo están “no muy bien” o “nada bien”.

La falta de información es especialmente frecuente en determinados colectivos: mujeres, menores de 35 años, trabajadores por cuenta ajena, contratados temporales o entre los que no tienen contrato y aquellos que trabajan a tiempo parcial.

El informe detallado pueden consultarse en este enlace.

 

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies