Geseme News

Protección, seguridad y salud laboral de los trabajadores temporales

Conciliación laboral la clave para la felicidad

Actualmente, muchas empresas no sólo están tomando consciencia de las repercusiones que sus acciones causan en el medio ambiente, sino que también buscan la manera de ofrecer a sus empleados un ambiente de trabajo más atractivo y comprensivo.

Este pensamiento se vio reflejado en la VIII Encuesta Adecco sobre Felicidad en el trabajo para la Comunidad de Madrid. Dicha encuesta tenía como objetivo determinar la importancia que la felicidad tiene en el ámbito laboral y conocer un poco más sobre el estilo de liderazgo que impera entre los españoles.

La encuesta se realizó a más de 3.500 trabajadores españoles. Los resultados fueron sorprendentes: por primera vez, después de ocho ediciones de esta encuesta, la mayoría de los encuestados señalaron que lo más importante para disfrutar y sentirse felices con su trabajo es contar con un horario laboral que les permita equilibrar su vida profesional con su vida personal. La puntuación de este resultado fue de 8.17 sobre 10. El segundo factor más importante y, que ya había sido lo más importante en anteriores ediciones de la encuesta, fue el ambiente laboral con 8.10 sobre 10. Finalmente, el tercer lugar, con 7.85 puntos, fue la idea de tener un buen jefe, factor que también había sido señalado en otras ediciones.

prevención riesgos laborales conciliación laboral

Este año, el índice de encuestados que se sienten felices en su trabajo aumentó 0.7 puntos porcentuales. Para completar esta encuesta, se le preguntó a los Trabajadores de la Comunidad de Madrid que de quién creían que dependía su felicidad laboral. El 13.1% respondió que este sentimiento depende únicamente de la actitud del trabajador; el 19.9% cree que depende directamente de la empresa, pues ésta, tiene que velar por el bienestar de sus trabajadores; el 20.6% señaló que la felicidad es el resultado de la motivación que los jefes le transmitan a sus empleados.

Los resultados permiten plantear otra cuestión, ¿qué tiene que hacer un buen líder para contribuir a la felicidad de sus empleados? El 24.1% opina que un buen líder es aquel que tiene la capacidad para escuchar a su equipo y tomar sus opiniones en cuenta. Casi el 23% cree que tener empatía y ponerse en el lugar del trabajador es lo más importante. Finalmente, un 14.5% indicó que un líder debe ser capaz de organizar bien a sus equipos y debe saber cómo manejar tareas y conflictos.

En definitiva, la felicidad laboral se ha vuelto tan importante que 9 de 10 señalan que su decisión al tomar un empleo se verá incluida si la empresa en cuestión incluye políticas de felicidad profesional en su paquete de beneficios. A pesar de los avances que se han realizado en esta filosofía, el 43.9% de los encuestados cree que sus compañías no están llevando a cabo suficientes políticas para fomentar la felicidad de sus empleados.

Sin lugar a duda, este pensamiento cada vez está siendo más considerado por las empresas y aunque aún queda camino por recorrer, el objetivo de conseguir ser una empresa saludable que retenga talento y propicie un buen clima laboral es un reto que cada vez comparten más empresas.

Prevención del estrés laboral

Prevención del estrés laboral

El estrés es un estado emocional de los seres humanos que puede causar grandes repercusiones en la salud. De hecho, en el ámbito laboral, el estrés es la causa de enfermedades más frecuentes, representando del 50% al 60% de las bajas laborales. Desafortunadamente, este malestar ha ido aumentando con el paso de los años debido a que el entorno laboral se ha vuelto más demandante: existe una mayor presión hacia los empleados, las jornadas laborales son más extensas por lo que es más difícil encontrar un equilibrio entre la vida personal y profesional.

Según un estudio realizado en el 2017 encontró que 9 de cada 10 españoles en edad laboral han experimentado estrés en el último año y 4 de cada 10 lo han sufrido de forma frecuente. Además de las evidentes consecuencias emocionales físicas, el trabajador puede experimentar un mayor cansancio y problemas de salud que afectarán la producción de la compañía para la que trabajan. Las empresas funcionan mejor cuando sus trabajadores están en bien por ello es importante prevenir el estrés en el entorno de trabajo.

gestión del estrés laboral

Erróneamente, muchas empresas se guían por la idea de que las jornadas largas y pesadas aumentarán sus resultados y su producción, pero ¿qué resultados van a obtener si sus empleados no se encuentran en las mejores condiciones? Debido a que el estrés laboral se ha convertido en un problema de salud preocupante, la Organización Internacional del Trabajo ha hecho una llamada para que tanto las empresas como los trabajadores creen un ambiente laboral más saludable.

Medidas preventivas para la empresa

• Ajustar las cargas de trabajo: las compañías deben planificar los plazos de las actividades laborales de forma que no afecte la jornada de los trabajadores.

• Motivar a los empleados: se debe fomentar una cultura de reconocimiento hacia el trabajador de forma que los empleados se sientan con la confianza para transmitir sus preocupaciones y sus peticiones.

• Crear un ambiente físico adecuado: asegurarse de que los empleados cuentan con las condiciones óptimas para desempeñar sus actividades.

• Ser coherente con la asignación de actividades laborales: los líderes deben asegurarse de que los trabajadores realicen tareas adecuadas a su experiencia y sus habilidades.

Medidas preventivas para el trabajador

• Respetar su jornada laboral: es importante que los trabajadores se organicen de forma que las actividades laborales se realicen dentro de su hora de trabajo.

• Organizar sus actividades: clasificar sus tareas en orden de importancia permitirá que los empleados tengan un mayor control de sus esfuerzos.

• Mantener un estilo de vida saludable: para contrarrestar el estrés, es necesario realizar ejercicio y llevar una dieta sana.

• Establecer objetivos realistas: los empleados deben procurar que su agenda contenga un número razonable de actividades, pues el tener que lidiar con tareas no realizadas puede ser un gran generador de estrés.

• Reservar un momento al día para relajarse: es recomendable que los trabajadores hagan una pausa para descansar del ajetreo del día. Para lograr este objetivo, es aconsejable que recurran a la práctica de algún deporte o alguna otra actividad.

prl proteccion respiratoria

PRL Protección respiratoria

Dependiendo del sector, existen una gran cantidad de actividades laborales que comprometen la salud del empleado de una u otra forma. Por ejemplo, los pintores, los empleados de limpieza y los farmacéuticos son oficios que exponen a los trabajadores a la presencia de sustancias tóxicas en el aire.

En opinión del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, la salud de los trabajadores se ve afectada considerablemente por la inhalación de sustancias como polvos de amianto, sílice libre, enzimas y algunas sustancias de origen animal y vegetal. El problema es que diversos estudios han indicado que en la industria existen cerca de 600.000 potencialmente peligrosos para el aparato respiratorio.

 

Presencia de sustancias nocivas y los daños en el organismo

Entre los más peligrosos se encuentran los aerosoles, los gases y las emanaciones. Cabe destacar que el aerosol comprende todas aquellas partículas aéreas, las cuales se caracterizan por ser sumamente finas y por presentarse en forma de polvo, vapores y neblina.

Por lo general, los gases, los aerosoles y las emanaciones dañan el sistema respiratorio, pero el polvo entra en el flujo sanguíneo y se esparce por el organismo, provocando daños más extensos. Debido a que el tamaño de estos cuerpos es milimétrico, la mayoría del tiempo el empleado no es consciente de lo que está respirando. Sin duda alguna, introducir estos cuerpos extraños en el organismo es muy dañino, pero el problema se vuelve más preocupante cuando se inhalan partículas que el empleado no es capaz de exhalar, tales como el hollín, el amianto, el cuarzo y la neblina de aceite.

La exposición a estas sustancias puede derivar en diversas enfermedades, entre las que se encuentran los problemas respiratorios, silicosis, asbestosis, asma y alergias. De igual manera, los estudios indican que los trabajadores también pueden comenzar a desarrollar cáncer. De hecho, se estima que el 15% de asma en adultos es provocado por causas laborales.

 

Medidas de protección

No cabe duda de que la erradicación de estas sustancias es una actividad muy difícil de realizar; sin embargo, esto no quiere decir que los empleados tengan que estar expuestos a ellas y a los múltiples daños que pueden causar. Para controlar los efectos negativos que estos agentes contaminantes generan en el organismo, existen Equipos de Protección Respiratoria (EPR) que las compañías pueden utilizar.

Evidentemente, la función primaria de estos Equipos de Protección Respiratorias es cuidar y proteger el sistema respiratorio en atmósferas peligrosas: es decir, en ambientes en los haya grandes cantidades de gases, emanaciones, partículas o en las que no exista una buena cantidad de oxígeno. Dependiendo del tipo de dispositivo que se utilice, los EPR proporcionan al trabajador dos opciones diferentes: el suministro de aire limpio o la purificación del aire contaminado.

Los equipos que suministran aire respirable son conocidos como equipos aislantes y se caracterizan principalmente porque obtienen el aire de una fuente independiente del medio ambiente, la cual puede ser una manguera o pequeños dispositivos de oxígeno portátil. Por su parte, los equipos que eliminan las sustancias contaminantes son llamados equipos filtrantes y se destinan a espacios laborales que sólo contengan un volumen de oxígeno del 17%. Además, se clasifican en equipos filtrantes de partículas y en equipos filtrantes contra gases y vapores.

Por lo general, los Equipos de Protección Respiratoria están conformados por un adaptador facial y, en el caso, de los dispositivos aislantes con un sistema que proporciona aire. La función del adaptador facial es crear una barrera entre el empleado y la atmósfera contaminada, los adaptadores más comunes son las máscaras y las mascarillas; las primeras cubren totalmente la cara y las segundas sólo cubren la nariz, la boca y la barbilla.

La elección del Equipo de Protección Respiratoria adecuado variará en dependencia de las necesidades de la empresa; en caso de que la compañía en cuestión no esté segura de lo que necesita, puede elegir un producto con las siguientes características generales:

  • Mayor factor de protección.
  • Menor resistencia a la respiración.
  • Eficacia de filtración.

Además de estas características, otros factores determinantes para la elección del equipo son:

  • Su peso.
  • Comodidad en el arnés y facilidad de manejo.
  • Bajo nivel de interferencia acústica y visual.

Es importante señalar que la adquisición de estos equipos está pensada como una medida de seguridad para los empleados, así que las compañías no deberían escatimar gastos en mejorar las condiciones laborales de sus trabajadores.

futuro digital

Trabajando en el futuro digital: un nuevo estudio anticipa los riesgos de seguridad y salud que se avecinan

En un nuevo informe, EU-OSHA publica los resultados de un estudio destinado a anticipar los efectos de la digitalización en la seguridad y salud en el trabajo (SST) en la UE. Los resultados finales de este proyecto prospectivo resaltan los desarrollos en tecnologías habilitadas para las TIC, el impacto potencial de estas tecnologías en la naturaleza y organización del trabajo, y los desafíos y oportunidades para la SST que puedan traer.

La digitalización y las nuevas tecnologías están influyendo en la naturaleza de los trabajos y tareas, los sectores e industrias en los que trabajarán las personas e incluso su percepción del trabajo. Las tendencias indican que, para 2025, las tecnologías habilitadas por las TIC habrán cambiado los equipos, herramientas y sistemas utilizados para organizar, gestionar y proporcionar productos, servicios y conocimientos.

El informe – Visión prospectiva de los riesgos nuevos y emergentes para la seguridad y salud ocupacional asociados con la digitalización para 2025 – examina los posibles impactos de la digitalización: robótica colaborativa, inteligencia artificial, Internet de las cosas, vehículos autónomos, biónica, realidad virtual y aumentada, tecnología portátil, Big Data, impresión 3D y 4D, y plataformas online.

Uno de los puntos clave de dicho informe es analizar la gama de posibles impactos que los desarrollos en las tecnologías digitales podrían tener sobre la Seguridad y Salud en el Trabajo tanto desde el punto de vista de los desafíos que representan como de las oportunidades, por ejemplo es menos probable que las personas trabajen en entornos tradicionalmente peligrosos gracias a la robótica y la automatización que harán que cada vez el trabajo sea más seguro.

En el lado contrario, el informe hace especial hincapié en los riesgos de carácter psicosocial.

De este modo, es probable que los factores psicosociales y organizacionales se vuelvan más importantes a medida que el trabajo digitalizado impulse cambios tales como un mayor control y monitorización de los trabajadores, una supuestamente total  disponibilidad 24/7, unos cambios de trabajo más frecuentes y rápidos o  la gestión del trabajo y de los trabajadores mediante algoritmos. Todo esto puede elevar los niveles de estrés de los trabajadores. El aumento de los riesgos ergonómicos, causados ​​por las interfaces hombre-máquina y el crecimiento en línea, el trabajo móvil y los mayores riesgos de seguridad cibernética también se identifican como resultados probables de la digitalización en el lugar de trabajo.trabajo digital prevención de riesgos laborales

Las tecnologías digitales también facilitan nuevas formas de empleo, con un número creciente de trabajadores tratados (con razón o sin ella) como trabajadores por cuenta propia y que podrían quedar fuera de la regulación de SST existente, lo que cuestiona los mecanismos existentes para administrar y regular la SST.

Para enfrentar los nuevos desafíos en materia de seguridad y salud laboral se proponen algunas posibles estrategias de SST, como las evaluaciones avanzadas de riesgo en el lugar de trabajo, utilizando las oportunidades sin precedentes que ofrecen las tecnologías digitales (wearables y Big Data).

El objetivo de esta investigación es informar a los responsables políticos, gobiernos, sindicatos y empleadores de la UE sobre cómo la digitalización podría afectar la seguridad y la salud de los trabajadores en la UE a largo plazo y respaldar el diseño de investigaciones, políticas y estrategias de SST adecuadas. Aboga por un enfoque preventivo holístico de la SST para minimizar el impacto negativo de los desafíos emergentes en los trabajadores, las empresas, la economía y la sociedad.

 

motivacion empleados

Motivación de los empleados: ¿Cómo fomentar y mantener altos niveles de motivación?

La motivación es el bien más preciado de cualquier organización empresarial. Si los empleados están motivados todo funciona, pero… ¿se puede estar siempre motivado?

¿Qué factores influyen más en los niveles de motivación? 

El Reconocimiento: Factor clave en la motivación de los empleados

Según diferentes estudios (1) el reconocimiento es el factor más importante a la hora de propiciar un alto nivel de motivación.

El coste económico es nulo y sin embargo sus resultados son evidentes. A cualquier empleado le gusta sentirse importante, seguro de un buen trabajo y que es necesario para la organización. No obstante, tampoco se trata de exagerar ya que para que un reconocimiento tenga efecto motivador éste debe ser real, claro, sólido y correcto. Además, no debemos olvidar que el reconocimiento puede ser por muchos motivos por superación laboral del empleado, obtención de objetivos, promoción de ideas innovadoras, etc.

En este otro artículo de nuestro blog hablábamos sobre la importancia de establecer una política de reconocimiento.

Después del reconocimiento que en diferentes estudios aparece como factor principal a gran distancia del resto de factores, vendrían otras variables como los niveles de autonomía, el salario, la formación y la promoción profesional.

Medidas y consejos para mantener unos altos niveles de motivación

  • La importancia de una correcta asignación de tareas:

La asignación de tareas es un aspecto clave para mantener los niveles de motivación. Una incorrecta asignación de tareas puede ser el motivo principal de la «falta de interés» y «grado de motivación».

Si las tareas no se asignan de forma adecuada, aquellos quienes estén sobre calificados para un trabajo o que sienten que merecen algo mejor que su posición actual no estarán motivados para trabajar.

  • Conocer las necesidades de cada empleado

Cada empleado tiene sus propias necesidades que pueden ser muy diferentes a las de los demás. Por ejemplo, las personas que trabajan por dinero nunca se sentirán satisfechas por promoción en comparación con el aumento de sus salarios.

Una de las tareas principales de su departamento de recursos humanos debe ser evaluar las diferentes necesidades de sus empleados para saber cómo satisfacerlos a todos en función de sus perfiles.

  • Establecer metas y planes de forma clara y definida

Establecer metas: las metas y los planes de futuro es uno de los factores motivadores más fuertes. Cuando un empleado tiene claros sus objetivos se siente más motivado a alcanzar la meta.  Es importante definir unos objetivos de desempeño y hacer partícipe de ellos al empleado dejando que establezca sus propios objetivos ya que de este modo también se estará propiciando la motivación hacia otros objetivos que alguien más le haya propuesto.

  • Cumplir las expectativas

Parece evidente pero no por ello debe pasarse por alto ya que el no obtener lo que se prometió es uno de los factores que más desmotivan. Para ello es necesario evaluar periódicamente las expectativas de los empleados y satisfacerlas en la medida de lo posible y, en caso de no poder hacerlo, dialogar y comentar con el empleado los motivos que han llevado a no poder cumplir sus expectativas.

  • Crear un buen ambiente de trabajo

En nuestro blog hemos hablado en numerosas ocasiones de la importancia de este aspecto. Tanto desde el punto de vista físico (buena iluminación, evitar ruidos, calidad del aire, diseño biofílico, etc.) como desde el punto de vista relacional fomentando el trabajo en equipo.

Se trata de minimizar todos aquellos aspectos que resultan más sencillos de controlar y que pueden afectar negativamente a la motivación.

  • Salario Emocional

El facilitar cualquier concepto no económico que suponga un beneficio para los empleados es otro de los factores clave para mantener un alto nivel de motivación a largo plazo.  (ver más sobre Salario Emocional)

 

En definitiva, el propiciar un lugar de trabajo positivo es el elemento básico que llevará a su empresa a ser más competitiva. La tarea no es sencilla. Son muchas las variables a tener en cuenta y en función de las medidas se requiere cierto tiempo antes de ver los resultados. Para lograr un alto nivel de productividad de los empleados, desde la dirección de la empresa debe fomentarse un ambiente de trabajo positivo en el que los empleados sientan que su trabajo y sus esfuerzos son una contribución importante para el éxito de la empresa. A menudo para esta labor es necesaria la intervención de especialistas en esta materia. Desde Geseme, desarrollamos protocolos específicos para cada empresa destinados a aumentar sus niveles de motivación y productividad.

Por último, cabe recordar que es importante mantener siempre una política de «puertas abiertas» y tener un equipo directivo accesible.

¡Buena suerte en motivar a sus empleados!

 

enfermedades del corazon

Enfermedades del corazón y obesidad: una relación peligrosa

El 29 de septiembre se celebra el Día Mundial del Corazón, una jornada destinada a informar sobre las enfermedades cardiovasculares, su prevención, su control y su tratamiento.

Y es que, según la Fundación Española del Corazón, cada año se producen en España 17,5 millones de muertes prematuras relacionadas con el riesgo cardiovascular; una cifra que, de continuar con el estilo de vida actual, llegaría a alcanzar los 23 millones de fallecimientos anuales en 2030.

La obesidad es el principal factor de riesgo. Se trata de una enfermedad que poco a poco, ha ido aumentando en las últimas décadas en el mundo occidental hasta convertirse en una «epidemia» de primera magnitud que afecta tanto a niños, como a jóvenes, como adultos y adultos mayores.

Enfermedades del corazón y obesidad: ¿cómo están relacionadas?
El sobrepeso, principal factor de riesgo. La relación más peligrosa que existe, más allá de un trastorno alimenticio, es la de las enfermedades del corazón y la obesidad una relación que es directamente proporcional tal y como se ha demostrado en extensa bibliografía médica.

Por ejemplo, la insuficiencia cardiaca congestiva, la cual impide al corazón bombear suficiente sangre a todos los órganos nuestro cuerpo está directamente relacionada con el sobrepeso. Según un estudio médico (1) por cada aumento de una unidad en el Índice de Masa Corporal, se incrementa en un 20% el riesgo de desarrollar problemas de insuficiencia cardíaca. De ahí que el aumento de un 30% que ha experimentado esta enfermedad (la insuficiencia cardíaca) en los últimos años en España haya ido de la mano del aumento de población con sobrepeso y obesidad.

La segunda enfermedad del corazón que deviene de la obesidad es el corazón agrandado, que significa a mayor carga de trabajo, el músculo del corazón se agrande y su aumento de tamaño lo vuelve más “perezoso” para desempeñar sus funciones de manera adecuada.

Enfermedades del corazón y obesidadOtra de las enfermedades estrechamente relacionada con el exceso de peso es la embolia pulmonar, que obstruye la arteria pulmonar a través de un coágulo de sangre. De igual manera, podemos toparnos con las venas várices, las cuales afloran debido a la presión sobre las venas que pueden provocar incluso trombosis de no tratarse adecuadamente y ponerle el debido cuidado.

Estos son sólo algunos ejemplos de cómo el sobrepeso favorece el desarrollo de diferentes enfermedades del corazón, pero además de la afectación a nivel de salud de quienes padecen un problema de sobrepeso, las organizaciones empresariales también se ven afectadas por la incidencia de la relación entre ambas enfermedades.

De este modo, se estima que 43,5% de los accidentes mortales que se producen en el trabajo son consecuencia de un infarto o de un accidente cerebrovascular. Además, según la última Encuesta Nacional de Salud, hasta el 35,3% de los trabajadores españoles tiene un riesgo cardiovascular alto, con tres o más factores de riesgo cardiovascular, siendo el del sobrepeso el más representativo.

La clave para la prevención de las enfermedades cardiovasculares es simple: Evitar el sobrepeso mediante una dieta sana y equilibrada y practicar actividad física.

Además, la detección temprana de determinadas anomalías puede evitar el desarrollo de enfermedades del corazón hacia estadios más avanzados.

Así, en Geseme contamos con diferentes programas destinados a actuar en la prevención de enfermedades del corazón como ICTUS CERO o EATFIT, entre otras:

  • ICTUS CERO Prevención de accidentes cerebrovasculares o ictus:

Con la campaña Ictus Cero, tratamos de mejorar el diagnóstico de riesgo de fibrilación auricular, que incrementa el riesgo de ictus en 5 veces.

Si se trata, el riesgo de ictus relacionados con la FA se reduce en un 80 % (riesgo de normalidad). No obstante, entre un tercio y la mitad de los pacientes con FA no están diagnosticados y por tanto no se están tratando. Por ello, desarrollamos diferentes estrategias de prevención de accidente cerebrovascular a largo plazo se ejecutan a través de la mejora del estilo de vida y la disminución del riesgo cardiovascular.

Así como estrategias de prevención a corto plazo que se estructuran para la prevención y detección del riesgo de fibrilación auricular (FA) mediante un programa integral de 3 fases que permite detectar situaciones de riesgo de fibrilación auricular desde el puesto de trabajo:

1. MultiTest SRA (Stroke Risk Analysis) como primer filtro de selección.
2. MyDiagnostick para detectar, en un minuto, el riesgo de fibrilación auricular.
3. Holter SRA. Durante una hora el trabajador será monotorizado con total libertad de movimiento para obtener resultados de mayor profundidad con motorización cardiológica.

  • EATFIT:

Campaña de hábitos saludables contra la obesidad y el sedentarismo
Gracias a nuestro equipo de médicos nutricionistas, psicólogos y entrenadores, conseguiremos que aquellas empresas con altos ratios de obesidad, hipertensión arterial u otras patologías relacionadas consigan normalizar estos aspectos de salud en los trabajadores a través de

• Charlas informativas.
• Programas alimenticios personalizados.
• Jornadas y programas motivacionales.
• Programas de entrenamiento personalizados

En cualquier caso exceptuando la carga genética, la mayoría de factores de riesgo asociados a las enfermedades cardiovasculares son condiciones susceptibles de modificarse por cambios substanciales en estilo de vida y hábitos alimenticios si a esto sumamos que si en un simple “chequeo cardiovascular” que revise los factores de riesgo cardiovascular puede salvar muchas vidas, la prevención se convierte en la pieza clave para frenar la escalada que en las últimas décadas han experimentado las enfermedades relacionadas con el corazón.

clima de seguridad y salud

Clima de Seguridad versus Cultura de Seguridad y Salud ¿es lo mismo?

Cultura de seguridad y clima de seguridad son dos conceptos que están relacionados y que a menudo se confunden a pesar de ser diferentes. Por ello, en este artículo pretendemos explicar con más detalle la diferencia entre ambos conceptos.

La cultura de seguridad hace referencia a creencias, actitudes y valores profundamente arraigados, a menudo tácitos, relacionados con la seguridad y salud en la empresa. Tiene que ver con los sistemas, prácticas, personas y líderes de una organización y el modo en el que se establecen las normas y se determinan las formas de hacer las cosas en la organización. La cultura de seguridad es, a su vez, un subconjunto de la cultura organizacional.

Cuando una organización tiene una sólida cultura de Salud Ocupacional, la seguridad de los empleados es un aspecto prioritario y está integrada como un valor fundamental de la organización.

Se trata de organizaciones que, con un enfoque proactivo, garantizan la seguridad y salud en el trabajo y no esperan a que ocurran incidentes o enfermedades para abordar el problema,

De este modo, las organizaciones con una sólida cultura de seguridad suelen contar con una gerencia o equipo directivo comprometido con esta materia que hace partícipe a los trabajadores y que supervisa, analiza, comunica y lidera la seguridad en el trabajo desde el análisis y la comprensión, desde la prescripción de lo que se debe hacer tanto desde el punto de vista normativo como pragmático (prácticas y comportamientos en la organización),

Por otro lado, el clima de seguridad hace referencia a la visión colectiva de la seguridad dentro de una organización y que impulsa a la acción o inacción de los empleados con respecto a la seguridad.

El clima de seguridad depende del día a día, de todo lo que ocurre en la organización y por tanto refleja el estado de la cultura de seguridad y salud de la empresa en aspectos más inmediatos. De hecho, puede considerarse como una medida del estado temporal de la cultura de seguridad.

De forma resumida podríamos decir que la cultura de seguridad hace referencia a la política de seguridad corporativa en términos generales mientras que el clima hace referencia al modo en el que se implementa la política de seguridad en el lugar de trabajo.

 

 

 

prevencion laboral

Principales conclusiones informe sobre el Estado de la Seguridad y Salud Laboral en España

Recientemente se presentó la última edición del ‘Informe sobre el Estado de la Seguridad y la Salud en el Trabajo de 2016″. El Instituto Nacional de Seguridad, Salud y Bienestar en el Trabajo, INSSBT, da así continuidad a la tarea iniciada en 2007 de recopilar los datos de las diferentes Instituciones Públicas que integran el Sistema Nacional de Prevención, es decir  la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, la Fiscalía Especializada, las Comunidades Autónomas, la Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales, la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo y el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

El último informe – con datos del 2016 – recoge las estadísticas de los datos referentes a la seguridad y salud en el trabajo haciendo hincapié en los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

Además, el informe incluye información sobre novedades en normativa y avances en la regulación de determinados aspectos en materia de seguridad y salud en el trabajo.

Algunos de los datos sobre los principales tipos de riesgo son:

.- La exposición a altas y bajas temperaturas (36% y 25% respectivamente) así como al ruido (28%) son los riesgos físicos y ambientales más señalados.

.-En cuanto a los de carácter ergonómico los movimientos repetitivos y las posiciones dolorosas o fatigantes continúan siendo los riesgos más frecuentes. Como dato significativo, desde el 2010 ha aumentado considerablemente la exposición a tres de los cuatro riesgos principales: las posiciones dolorosas o fatigantes (7,2 puntos porcentuales), llevar o mover cargas pesadas (6,1 puntos) y levantar o mover personas (4,2 puntos).

.-En cuanto a riesgos psicosociales destaca el tener que trabajar a gran velocidad  y con plazos ajustados con porcentajes de un 33% de  ocupados  que deben trabajar siempre o casi siempre a gran velocidad y un 35% con plazos muy ajustados con la misma frecuencia. Este riesgo es más frecuente entre asalariados que entre autónomos. Además, el tener que cumplir con plazos ajustados es significativamente más frecuente entre trabajadores con contrato temporal que con contrato fijo (el 41% frente al 32% de los fijos).

Los riesgos derivados del trato con el público y el tener que enfrentarse a quejas, reclamaciones, etc., son también otro de los principales factores de riesgo psicosocial, con un porcentaje de un 21% de trabajadores que tienen que hacer frente a este tipo de situaciones con frecuencia.

.- En cuanto al nivel de autonomía del que disponen los empleados en España, cerca de un tercio de todos los trabajadores no tienen posibilidad de elegir o cambiar el orden de las tareas (33%), los métodos de trabajo (36%) o el ritmo de trabajo (30%).

Como dato significativo, los datos de la encuesta son especialmente positivos respecto al nivel de satisfacción de los empleados en relación a las actividades preventivas. De este modo, el 88% de los trabajadores manifiesta que están “bien” o “muy bien” informados sobre los riesgos para la salud y la seguridad en su trabajo y el 11% que lo están “no muy bien” o “nada bien”.

La falta de información es especialmente frecuente en determinados colectivos: mujeres, menores de 35 años, trabajadores por cuenta ajena, contratados temporales o entre los que no tienen contrato y aquellos que trabajan a tiempo parcial.

El informe detallado pueden consultarse en este enlace.

 

Mejorar la calidad del aire interior en el trabajo aspectos a tener en cuenta

La calidad del aire interior en el trabajo puede afectar profundamente la salud, la comodidad y la productividad de los ocupantes del edificio.  Según la OMS, casi un 30% de los lugares de trabajo interiores presentan problemas relacionados con la calidad del aire.

Las causas y las consecuencias de una mala calidad del aire interior son complejas, pero hay algunos factores básicos que deben tenerse en cuenta desde el punto de vista de la prevención.

Para empezar ¿Qué se entiende por buena o mala calidad del aire interior?

La mayoría de las personas apenas notan cuando la calidad del aire interior es «buena», pero sí cuando existe un problema (el aire contiene polvo, desprende olor, emite contaminantes químicos, humedad o moho, la cantidad de movimiento del aire no es apropiada, la temperatura, el grado de humedad etc.).

La calidad del aire depende fundamentalmente de:

1).-Las condiciones de ventilación.

Cuando la ventilación es incorrecta y no hay un aporte suficiente de aire fresco exterior que renueve el aire interior pueden acumularse contaminantes de diversos tipos hasta el punto de que pueden resultar molestos y perjudicar en la salud de los ocupantes de la estancia.

En este sentido es necesario revisar aspectos como si se existe renovación de aire exterior, las ventanas que existen y la forma en que éstas están distribuidas, qué tipo de medidas se implementan para evitar la radiación solar (estores, cortinas, etc.).

Además, periódicamente debe comprobarse el estado de los sistemas de ventilación y climatización del edificio (torres de refrigeración, condensadores evaporativos o sistemas similares) dado que este es el punto de partida para asegurar una buena calidad del aire.

Los trabajos de mantenimiento, limpiezas, desinsectaciones etc., relativas a los sistemas de ventilación se deben llevar a cabo de forma que no afecten a los ocupantes.

Asimismo, todo edificio deber contar con un plan para controlar la proliferación de legionella.

2).- Revisar los factores de confort (temperatura, humedad, movimiento del aire, etc.).

El confort térmico se basa en el equilibrio entre la actividad física y la ropa que se utiliza, por un lado, y la humedad relativa, la temperatura y velocidad del aire y la temperatura radiante media, por otro.

Para medirlos existen diferentes estándares como la guía desarrollada por la American Society of Heating, Refrigerating and Air Conditioning Engineers (ASHRAE) para medir y garantizar que se cumplen unas condiciones de confort adecuadas para el 90% de las personas a pesar de la multitud de variables que entran en juego para medir el grado de confort. Por ejemplo, un ligero aumento en la velocidad del aire puede desencadenar quejas a pesar de que la temperatura se mantenga dentro de unos niveles aceptables para la mayoría.

3).- Contaminantes y fuentes de contaminación

Las personas ocupantes de un espacio y cualquier otro elemento es en sí mismo una fuente de contaminación. Los seres humanos producimos de forma natural partículas, vapor de agua, dióxido de carbono etc., además en cualquier edificio puede haber una serie de contaminantes muchos de ellos generados por el propio edificio y su contenido, así como otras muchas sustancias como el uso de productos de limpieza y mantenimiento que facilitan la presencia de contaminantes en el aire interior.

Si a ello añadimos una larga lista de fuentes (en función de las características de cada espacio de trabajo) que pueden contribuir en la calidad del aire (humos de tabaco, aerosoles, humos generados en la preparación de comidas, aerosoles biológicos infecciosos y alérgenos generados en los circuitos de refrigeración y los propios del cuerpo humano, etc.) la lista de contaminantes es extremadamente extensa y su clasificación incluye:

3.1.-Contaminantes químicos: A su vez pueden subclasificarse principalmente en

.- Productos de combustión (orgánicos, humo de tabaco, nicotina, cetonas, etc…)

.-Los propios materiales de construcción (fibra de vidrio, disolventes, etc..)

.-Productos de consumo (pinturas, barnices, plásticos, disolventes, fibras textiles, pesticidas, productos de limpieza, cosméticos, etc…)

.- Maquinaria o equipamiento (grandes máquinas copiadoras, impresión, cafeteras etc..)

3.2.- Contaminantes biológicos

Son microorganismos presentes en el aire interior y se clasifican principalmente en agentes infecciosos, antígenos y toxinas por ser éstas sus formas más usuales.

Los agentes infecciosos van desde la transmisión de enfermedades entre humanos (gripe, resfriados comunes, etc.) hasta otras enfermedades contagiosas que se transmiten desde reservorios al medio ambiente (legionelosis, neumonías bacterianas y otras enfermedades debidas a hongos, por ejemplo, la legionella, que sobrevive y se multiplica en torres de refrigeración, humidificadores, basura, duchas y en zonas de agua, que actúan como reservorios y multiplicadores de estos microorganismos.

La contaminación biológica no suele ser frecuente en los edificios de oficinas, pero si no se controla puede provocar situaciones sanitarias delicadas de las que a veces no somos conscientes.

Control y mejora de la calidad del aire

Los métodos de control de la calidad del aire son principalmente los métodos tradicionales de la higiene industrial y pasan principalmente por eliminar o sustituir fuentes contaminantes y comprobar la eficacia de la ventilación de forma periódica. A partir de ahí, en función de las condiciones de cada lugar habrá que implementar otras medidas como eliminación de contaminantes en el aire, diluir el aire interior con un aire menos contaminado o utilizar extracciones localizadas con el fin de «limpiar» y mejorar el aire interior.

En cualquier caso, es importante concederle la importancia que merece en relación a la mejora de la salud de los empleados y su productividad.

Diferentes estudios concluyen que una mejor ventilación, iluminación y control de calor mejora el rendimiento de los trabajadores y podría aumentar su productividad.  Por ejemplo los hallazgos de una investigación (1) llevada a cabo sobre la influencia de la calidad del aire en la salud de los empleados revelaron que:

Las personas que trabajan en edificios de alto rendimiento con certificación ecológica tenían:

  • 26.4% puntuaciones más altas en pruebas cognitivas
  • 6.4% puntuaciones de calidad del sueño más altas
  • 30% menos de síntomas causados por el Síndrome del edificio enfermo

 

(1).- Según el estudio: The impact of working in a green certified building on cognitive function and health

La importancia de invertir en programas de salud que promuevan un estilo de vida saludable.

En una sociedad como la actual con cada vez mayores problemas de sobrepeso y enfermedades cardiovasculares que a su vez son el principal factor de riesgo de otras muchas enfermedades entre las que se incluyen los accidentes cerebrovasculares y diferentes tipos de cáncer, resulta obvio que la importancia de implementar planes de salud en las empresas va más allá de conseguir una reducción de la tasa de absentismo dado que los principales beneficiarios son los propios empleados.

Los programas de salud que tienen como objetivo formar y ayudar a cambiar el estilo de vida hacia unos hábitos saludables actúan desde tres perspectivas: la prevención primaria, secundaria y terciaria.

Las medidas de prevención primaria en el lugar de trabajo están dirigidas a empleados que en general  son saludables, si bien suponen también una oportunidad para aquellos trabajadores que no presentan un buen estado de salud y que pueden ser víctimas de enfermedades y trastornos que se pueden prevenir o retrasar si se toman ciertas medidas. Los ejemplos de prevención primaria incluyen programas que fomentan el ejercicio y la forma física, alimentación saludable, control de peso, manejo del estrés,  consumo moderado de alcohol, entre otras medidas.

Como medias de prevención secundaria se incluirían todas aquellas dirigidas a empleados que ya están en alto riesgo debido a ciertas prácticas de estilo de vida (por ejemplo, fumar, sedentarismo, malos hábitos alimenticios, consumo elevado de alcohol y alto grado de estrés  principalmente) y presentan valores biométricos anormales ( por ejemplo, presión arterial alta, colesterol alto, glucosa en sangre alta, sobrepeso). Entre los ejemplos de prevención secundaria se incluyen exámenes de detección de hipertensión y programas para reducirla y controlarla, programas antitabaco y asesoramiento para la pérdida de peso.

Por último los programas de promoción de salud a veces  incluyen elementos de prevención terciaria, dirigidos a individuos con dolencias existentes como asma, diabetes, enfermedades cardiovasculares, cáncer, trastornos musculoesqueléticos y depresión, con el objetivo de mejorar la enfermedad o retardar su desarrollo. Dichos programas promueven un mejor cumplimiento de los medicamentos y el cumplimiento de las guías de práctica clínica basadas en la evidencia para el tratamiento ambulatorio. Este tipo de programas de tratamiento de enfermedades también fomentan la colaboración entre los pacientes, sus familias, médicos, otros proveedores de atención médica y el personal del programa de manejo de enfermedades, y se establecen ciclos de retroalimentación de rutina entre estos grupos.

En cualquier caso, existen innumerables razones para invertir tiempo y recursos en la creación de un entorno de trabajo y fuerza de trabajo saludables, sin embargo la realidad parece quedar aún lejos de esta evidencia.

Según datos del último estudio de Mercer Marsh Benefits sobre tendencias médicas en el mundo (un informe que analiza los datos de 225 aseguradoras de 62 países) solo un 14 % de las empresas a nivel mundial están ofreciendo actualmente a sus empleados programas preventivos a largo plazo relacionados con hábitos de vida saludables.

Este dato contrasta con estos otros:

1).- Según un informe World Economic Forum («The Workplace Wellnes Alliance») el promedio del retorno de la inversión (ROI) es de 2,54 euros por cada euro gastado en programas de bienestar en las empresas; además, el promedio del coste que las empresas recuperan invirtiendo en programas de salud se sitúa en 545 euros por año.

 

2).- La red europea de promoción de la salud en el trabajo (ENWHP) concluyó que cada euro invertido en programas de promoción de la salud en el trabajo genera un retorno de la inversión de entre 2,5 y 4,8 euros en absentismo y de entre 2,3 5,9 euros en costes de enfermedad.

 

Aún y así como vemos y a pesar de que cada vez son más las empresas que apuestan por ello, el porcentaje aún es bajo.

Si tu empresa actualmente no cuenta con iniciativas para mejorar la salud y el bienestar de los empleados, hay algunas formas simples de comenzar:

.-Proporcionar alimentos saludables en la oficina

.-Proponer momentos «en movimiento»   durante la jornada laboral como parte de su rutina para que los empleados se levanten y se muevan a lo largo del día motivando la actividad física o  enseñando a los empleados diferentes maneras de hacer pequeños ejercicios .

.- Desarrollar concursos saludables

.- Invertir en programas de salud desarrollados por profesionales

…… si no sabe por dónde empezar, solicite información a nuestros asesores de EMPRESA SALUDABLE, «Construiremos juntos tu Empresa Saludable

 

 

 

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies