Geseme News

seguridad psicologica en el trabajo

Cómo crear lugares de trabajo psicológicamente seguros

La seguridad psicológica en el trabajo pasa necesariamente porque los empleados se sientan cómodos, seguros y respetados en su trabajo. Evitar el miedo y la ansiedad forma parte de esta seguridad psicológica. Esto es, los empleados deben sentirse libres de poder

  • Expresar sus opiniones
  • Preguntar
  • Admitir errores
  • Expresar preocupaciones
  • Debatir
  • Compartir pensamientos
  • Hablar con honestidad

……y otros muchos ejemplos que podríamos añadir, todo ello sin sentirse humillados, avergonzados, con temor a represalias, etc..

Todo lo anterior incluye el poder sentirse cómodos no solo con compañeros de trabajo sino también con sus superiores.

¿Cómo fomentar y cuidar la seguridad psicológica en el trabajo?

La base para garantizar una cultura de trabajo en la que la seguridad psicológica esté garantizada es incluir en la organización

  • Valores y comportamientos de inclusión

La necesidad de pertenencia a un grupo contribuye a la seguridad psicológica en el trabajo. Que un empleado se sienta parte de la empresa y establezca buenas relaciones con los compañeros es la base para que se sienta seguro y cómodo en el trabajo.

  • Políticas de diversidad (diversidad generacional, sexual, étnica, cultural, igualdad de género etc..)

Para garantizar la inclusión es imprescindible que las empresas destinen recursos a asegurar el respeto a la diversidad considerando a la totalidad de la plantilla. A menudo, estas medidas van dirigidas a grupos en riesgo de exclusión cuando en la práctica debe considerarse a todos los empleados con independencia de las variables que se utilicen para promover políticas de diversidad e inclusión. Según el informe el informe RSC, Diversidad & Inclusión. Autoevaluación de la Empresa Española, un 43% de las empresas no conoce el término y 27% no lo considera prioritario.

  • Destinar recursos a conocer mejor el perfil competencial y temperamental de cada empleado

Conocer cuáles son las habilidades profesionales y personales de cada empleado, evaluando más a la persona que al trabajador en sí mismo, contribuirá a poder potenciar los puntos fuertes de cada empleado y fortalecer los puntos débiles lo que sin duda repercutirá en diferentes aspectos entre ellos la seguridad psicológica.

  • Fomentar la autonomía en el desempeño laboral

Una de las herramientas clave para conseguir un ambiente psicológicamente seguro es ofrecer un espacio de autonomía y libertad a los empleados, demostrando la confianza en sus capacidades y desempeño laboral.

  • Fomentar la retroalimentación

Fomentar una retroalimentación continua, cíclica y no lineal que sirva como guía para que los empleados puedan cumplir sus objetivos laborales y a la vez permita intercambiar opiniones sobre sus fortalezas y debilidades en el ámbito laboral.

  • Implementar políticas de transparencia empresarial

Ofrecer la posibilidad de que la información real de una empresa puede ser consultada y proporcionar a los empleados respuestas claras y honestas a sus inquietudes y preguntas es la mejor manera de crear confianza, un elemento crucial de un entorno psicológicamente seguro.

 

Además, como no podría ser de otra manera, los líderes de la organización son los responsables de que la seguridad psicológica sea uno de los pilares de la cultura organizacional. De hecho, la seguridad psicológica se obtiene por la inclusión del líder. El líder debe ser capaz de valorar la diversidad de cada miembro del equipo y debe apreciar lo que todos y cada uno de los empleados puede aportar a la organización.  Como vemos, son varios los aspectos a tener en cuenta para garantizar la seguridad psicológica en el trabajo sin embargo merecen la pena. Los estudios sobre la seguridad psicológica apuntan a una amplia gama de beneficios, que incluyen una mayor confianza, creatividad, altos niveles de resiliencia, confianza y productividad. En concreto, según un estudio de la consultora Gallup, el bienestar psicológico en el trabajo puede generar un aumento del 12% en la productividad.

____________________________________________________________________________________________________________________________________

Otros artículos que pueden interesarte:

 

 

 

Prevención riesgos laborales estrés laboral

Estrés laboral: ¿Por qué es importante mantenerlo a raya? ¿Cómo prevenirlo?

Coincidiendo con el periodo estival la mayoría de trabajadores disfrutamos de unos días de vacaciones durante esta época o por lo menos de un periodo en el que, en general, el ritmo y volumen de trabajo disminuye en comparación con otras épocas del año.

Aprovechando ambas circunstancias y teniendo en cuenta que volvemos descansados y con nuevas energías es importante vigilar el no volver a caer en situaciones de estrés laboral.

El ‘síndrome de Burn-Out’ es el resultado de una situación de estrés laboral crónica que acaba afectando a todos los ámbitos de la vida y no sólo al profesional. El «burn-out» se define entonces como un estado de agotamiento físico, mental y emocional resultante de situaciones de estrés en el trabajo prolongadas.

En muchos casos se asocia este síndrome a personas muy comprometidas con su profesión o incluso con cierta adicción al trabajo, pero no siempre es así o por lo menos no existen evidencias científicas de que sea así.

De este modo, las causas principales por las que se llega a esta situación tienen que ver principalmente con

• Una mayor carga de trabajo de la que se puede asumir
• Poco apoyo en la gestión y desarrollo del trabajo (ya sea por parte de compañeros, superiores, etc..)
• Falta de margen de maniobra o autonomía para tomar decisiones necesarias para el desempeño de las funciones
• Bajo reconocimiento del profesional y sus logros
• Falta de equidad en las relaciones profesionales
• Conflicto de valores

Consecuencias para la salud del estrés laboral: Prevención de Riesgos Laborales

Una situación prolongada de estrés laboral tiene efectos muy negativos sobre nuestra salud.
El impacto del «síndrome burn-out» sobre la salud mental está ampliamente documentado.

Se asocia principalmente

  • Síndromes depresivos
  • Trastornos de ansiedad
  • Trastornos del sueño
  • Problemas de alcohol u otro tipo de drogas y trastornos de la conducta alimentaria.

Además una situación de estrés prolongada también se relaciona con una mayor prevalencia a padecer trastornos musculoesqueléticos y cardiovasculares.

Conocer los síntomas para prevenirlo:
  • Cansancio
  • Fatiga mental
  • Desmotivación por el trabajo,
  • Problemas de concentración
  • Irritarse fácilmente
  • Ansiedad

Son algunos de los principales síntomas a los que debemos estar atentos para evitar que esa situación vaya a más.

Medidas de Prevención Estrés Laboral: 

El contar con empleados estresados afecta tarde o temprano a la productividad de la empresa. Por ello es importante que se implementen medidas preventivas destinadas a minimizar este tipo de situaciones.

Algunas de las principales medidas son:

• Asegurar que la carga de trabajo para cada empleado es correcta y justa evitando sobrecargar determinados puestos de trabajo o empleados.
• Promover el apoyo social y evitar el aislamiento de trabajadores fortaleciendo el trabajo en equipo.
• Mejorar el rendimiento de la eficiencia en el trabajo reconociendo el trabajo realizado.
• Garantizar un trato justo a los empleados.
• Evitar conflictos éticos relacionados con la calidad del trabajo estableciendo objetivos claros y compartiendo las formas y maneras de trabajar.

 

Otros artículos que pueden interesarte:
estrés en el trabajo salud laboral

El estrés físico en el trabajo se relaciona con el deterioro del cerebro y la memoria en la vejez

Una nueva investigación ha demostrado la relación entre estrés físico en el trabajo y un envejecimiento cerebral más rápido.

De este modo, el equipo de investigación responsable de llevar a cabo este estudio relacionaron las respuestas de una encuesta de salud ocupacional con datos de imágenes cerebrales de 99 adultos mayores cognitivamente normales, de 60 a 79 años.

Descubrieron que aquellos que informaron altos niveles de el estrés físico en su trabajo tenían volúmenes más pequeños en el hipocampo y tenían peor memoria. El hipocampo es la parte del cerebro que es crítica para la memoria y se ve afectada tanto en el envejecimiento normal como en la demencia.

Estos hallazgos publicados en ‘Frontiers in Human Neuroscience’ bajo el tema de investigación ‘Work and Brain Health Across the Lifespan’ demuestran una vez más cómo de importante es saber manejar el estrés.

Según los autores del estudio «Sabemos que el estrés puede acelerar el envejecimiento físico y es el factor de riesgo de muchas enfermedades crónicas pero esta es la primera evidencia de que el estrés laboral puede acelerar el envejecimiento cerebral y cognitivo».

Y es que un trabajador promedio pasa más de ocho horas en el trabajo por día laborable y la mayoría de las personas permanecen en el mercado laboral durante más de 40 años. De este modo, el tiempo que dedicamos al trabajo supera el tiempo que dedicamos a actividades sociales, cognitivas y físicas de ocio, que protegen nuestras mentes y al cerebro de su proceso de envejecimiento.

Es importante señalar que la investigación se centró en la asociación entre el «estrés físico» y el cerebro/memoria.  El estrés físico se refiere en este caso a demandas físicas en el trabajo pero no necesariamente actividades aeróbicas. Esto es importante diferenciarlo porque el ejercicio aeróbico recreativo es beneficioso para la salud y los procesos cognitivos del cerebro. Por tanto, los investigadores controlaron también los efectos de la actividad física y el ejercicio durante el tiempo libre.

Como era de esperar, la actividad física de ocio se asoció con un mayor volumen del hipocampo, pero persistió la asociación negativa con las demandas físicas en el trabajo. No es lo mismo una actividad aeróbica de ocio que el levantar cajas por ejemplo en el lugar de trabajo.

Estos datos podrían tener implicaciones importantes para las empresas (absentismo laboral y productividad) como para la sociedad en general dado que el cuidado de personas con deterioro cognitivo es costoso.

De esta manera, cualquier programa de salud laboral destinado a apoyar la salud del cerebro en trabajadores de mediana edad, podría tener un alto impacto positivo en la salud cerebral.

 

salud mental en el trabajo

Tendencias en Salud Laboral 2022: Fomentar la seguridad/salud psicológica en el trabajo

En estos dos últimos años se ha evidenciado más que nunca la necesidad de un equilibrio entre el trabajo y la vida. Este desequilibrio ha supuesto la afectación de la salud mental en diferentes niveles siendo la ansiedad, el estrés y depresión las principales consecuencias de los problemas de conciliación laboral. Por ello, es importante que líderes y gerentes empresariales pueden ayudar a los empleados creando una cultura y un entorno de empresa que normalice las conversaciones sobre salud mental.

Si en la empresa se promueve el que se pueda hablar con franqueza y sinceridad sobre salud mental, se estará dando un gran paso para que los empleados se sientan psicológicamente seguros para poder compartir sus preocupaciones. Pero además de poder hablar, es importante que los líderes sepan escuchar. La escucha es fundamental para detectar las diferentes necesidades en materia de salud mental que pueden existir entre los empleados. En algunos casos los empleados priorizarán la flexibilidad, mayor autonomía etc.. en otros casos el acceso a formaciones específicas relacionadas con el manejo del estrés o el acceso a terapia pueden ser excelentes herramientas de ayuda.

Lo verdaderamente importante es identificar las necesidades de sus empleados, partiendo de la base de que no existe una solución única para todos.

En 2021, se abrió la caja de Pandora de salud mental. Según un estudio realizado por Oracle y Workplace Intelligence en 11 países, el 78% de los trabajadores afirma haber empeorado su salud mental durante la pandemia. La buena noticia es que se han dado grandes pasos hacia un cambio de mentalidad en torno a la salud mental.

Este cambio en el discurso supone reconocer que, ofrecer una sólida atención de salud mental es correcto y positivo para los empleados. Y es que el cuidado de la salud mental de los empleados es extremadamente importante si tenemos en cuenta que afecta a todas las facetas de una organización: desde la productividad y la rentabilidad hasta la diversidad y la pertenencia.

Si a todo lo anterior le añadimos que las depresiones afectan a casi el 30% de la población española, se hace cada vez más necesario el detectar gestionar y evitar problemas de salud mental.

Es por ello, que Inspección de trabajo va a tener más en cuenta que nunca el cuidado de la salud mental ampliando la normativa que regula el control del riesgo de estrés, ansiedad o malestar psicológico los empleados. Este nuevo criterio técnico supone que, a fin de cumplir la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, las empresas deben tener en cuenta los riesgos relacionados con la salud mental de los empleados pudiendo incurrir en multas de de entre 40 hasta 819.780 euros en función de su gravedad en caso de no hacerlo.

El Nuevo Criterio CT 104/2021 además de desarrollar las particularidades en la aplicación de medidas preventivas hace especial hincapié en la necesidad de integrar la prevención psicosocial en la gestión ordinaria de la empresa de acuerdo con el plan de prevención. El nuevo criterio incluye el anexo I del CT 104/2021 con un check list de evaluación. Un check list que utilizará el inspector de trabajo para comprobar la efectiva realización de la evaluación de riesgos psicosociales y su calidad.

¿Cuál puede ser el origen de una actuación de la ITTSS en materia psicosocial?

Las actuaciones que pueden ocasionar una actuación por parte de ITSS en materia de gestión de riesgos psicosociales pueden ser:

  • Con motivo de campañas de prevención de riesgos laborales
  • Por denuncia relacionada con falta de prevención y otras actuaciones
  • Por iniciativa de la ITTSS (Inspección de Trabajo y Seguridad Social)

Si esto ocurre, la ITTSS solicitará la siguiente documentación

  • La evaluación de riesgos de la empresa (incluyendo riesgos psicosociales)
  • Plan de prevención
  • La planificación de la acción preventiva.

Como vemos los riesgos psicosociales y su impacto en la salud mental ocuparán un lugar destacado en el ámbito de la vigilancia de la salud de los empleados.

 

 

lesiones en el hombro prevencion riesgos laborales

Lesiones en el hombro ¿Qué debes saber?

Las lesiones de hombro son comunes en el lugar de trabajo debido a que el hombro se usa cada vez que una persona mueve el brazo.  Estas lesiones pueden ser dolorosas y causar limitaciones en el movimiento hasta el punto de imposibilitar al trabajador para realizar sus tareas laborales y por ello supone importantes pérdidas productivas por absentismo laboral.

En España se han descrito cifras de prevalencia de entre 70-200 casos por 1.000 adultos. La mayor causa de consulta es el dolor, en el 40-50% de los afectados.

Según diferentes estudios realizados, las mujeres parecen tener más problemas de hombro que los hombres y la frecuencia del dolor de hombro aumenta con la edad. El tabaquismo y los traumatismos previos están asociados con el dolor de hombro.

 ¿Cuáles son los principales riesgos que causan este tipo de lesión?

  • Factores físicos (como llevar o levantar cargas pesadas, trabajar en posturas incómodas, realizar movimientos repetitivos y estar expuesto a vibraciones)
  • Factores psicosociales relacionados con el trabajo: El estrés mental, la presión laboral y el grado de satisfacción laboral entre otros factores influyen en este tipo de lesiones.

Esto implica que los esfuerzos para prevenir y tratar el dolor de hombro deben dirigirse tanto a factores físicos como psicosociales

 

Principales profesiones con este tipo lesión

Las personas con alto riesgo de dolor en el hombro incluyen a quienes trabajan como cajeros, trabajadores de la confección, soldadores y albañiles y quienes trabajan con herramientas neumáticas o en la industria cárnica. Los peluqueros, yeseros, empleados en labores de empaquetado y las personas que trabajan durante largas horas frente al ordenador también corren un alto riesgo,

Las causas comunes en el lugar de trabajo de estas lesiones incluyen:

  • Levantar y empujar. Cuando los trabajadores se esfuerzan demasiado al levantar o empujar objetos pesados, pueden sufrir lesiones graves en los hombros. El trabajo en fábrica, la construcción y los almacenes son algunas de las industrias en las que los trabajadores son propensos a sufrir estas lesiones.
  • Los trabajadores de la construcción regularmente deben trabajar en posiciones incómodas. Los movimientos repetitivos pueden causar lesiones en las muñecas, manos, brazos y hombros que se desarrollan con el tiempo y pueden causar dolor crónico y limitaciones de los movimientos.
  • Los cajeros, los trabajadores de restaurantes y los trabajadores de oficina también corren un grave riesgo de sufrir este tipo de lesión en el hombro.
  • Muchos trabajadores de fábricas y de la construcción sufren estas lesiones por el uso de herramientas eléctricas y maquinaria pesada que puede implicar tanto movimientos repetitivos como vibraciones del equipo que pueden causar lesiones en el hombro con el tiempo.
  • Resbalones y caídas. Los trabajadores en prácticamente cualquier trabajo corren el riesgo de sufrir una lesión en el hombro en un accidente de resbalón y caída debido a derrames, suelos desgastados o resbaladizos.

 

 Una lenta recuperación: El problema de las lesiones de hombro

El principal problema que presentan las lesiones de hombro es su lenta recuperación. Se estima que cerca del 50% de los casos, los síntomas de la lesión persisten un año después de la primera consulta.

Las lesiones de hombro pueden variar desde distensiones y esguinces leves hasta lesiones mucho más graves que requieren cirugía.

Las lesiones comunes en el hombro causadas en el trabajo pueden ser:

  • Fracturas: Las fracturas del hueso de la parte superior del brazo a menudo se pueden tratar con inmovilización, hielo y analgésicos y en algunos casos pueden requerir cirugía para su reparación.
  • Desgarros: Los tratamientos suelen comenzar de forma conservadora con hielo, analgésicos y fisioterapia. Si la lesión no se sana, el trabajador puede necesitar cirugía, lo que puede suceder meses después de que se hayan probado otros tratamientos.
  • Pinzamientos: El tratamiento generalmente implica aplicar hielo en la lesión, medicamentos para controlar el dolor y un programa de fisioterapia.
  • Luxación de hombro. La dislocación del hombro ocurre cuando la parte superior del brazo se sale de la cavidad del hombro, lo que puede hacer que la persona sea más propensa a futuras dislocaciones. La inmovilización, la fisioterapia y la cirugía son algunas opciones de tratamiento. En casos graves, una persona puede sufrir complicaciones como desgarro de músculos, tendones o ligamentos, daño a los nervios y daño a los vasos sanguíneos.
  • La bursitis es la inflamación dolorosa que afecta los pequeños sacos llenos de líquido conocidos como bolsas que amortiguan los músculos, tendones y ligamentos que rodean el hombro. Los síntomas pueden incluir dolor, a veces incapacitante, hinchazón y apariencia roja, incapacidad para mover una articulación y fiebre. Los medicamentos, la fisioterapia, las inyecciones de cortisona y el reposo son tratamientos habituales. En raras ocasiones, puede ser necesaria una cirugía para drenar las bolsas.

Prevención de Riesgos Laborales: Lesiones en el hombro

Como siempre la prevención es la mejor forma de evitar este tipo lesiones. Algunas sencillas medidas a tener en cuenta son:

  • No extender el brazo detrás de la espalda o en una posición extrema durante un período considerable de tiempo.
  • El trabajo no debe implicar movimientos muy repetitivos de la parte superior del brazo. En particular, los movimientos repetitivos no deben realizarse con fuerza aplicada o cuando no hay tiempo suficiente para recuperarse.
  • El trabajo que implica mover las manos por encima de los hombros o con el hombro en rotación extrema hacia afuera debe ocurrir solo por un corto periodo de tiempo.
  • Se debe evitar el trabajo prolongado con herramientas vibratorias.
  • Las tareas laborales deben ser variadas, con suficiente tiempo asignado para realizarlas
  • Trabajar la prevención desde un enfoque cognitivo-conductual y por supuesto los programas de Biomecánica Laboral constituyen el primer paso para la búsqueda de la lesión 0 y la principal medida de prevención de esta lesión.

En Geseme, desde nuestro departamento de Biomecánica Laboral desarrollamos el servicio “Lesión 0” que es nuestra herramienta fundamental para combatir y prevenir las lesiones musculoesqueléticas en el ámbito laboral.

 

cultura emocional e inteligencia emocional en las empresas

Cultura emocional en las empresas y su impacto en la salud laboral

En la actualidad nadie duda sobre la importancia de la inteligencia emocional en el día a día de las empresas hasta el punto de que se ha convertido en la competencia más valorada en algunos procesos de selección y clave a la hora de conseguir el éxito profesional. Y es que saber controlar las emociones de uno mismo y entender las de los demás mejora el bienestar en el trabajo y la salud mental. Si esta habilidad se trabaja colectivamente podemos suponer fácilmente los beneficios que puede implica para la empresa.

Las emociones son tan parte de nuestra vida profesional y personal y tienen consecuencias sobre todo aquello que hagamos. Un lugar de trabajo saludable depende de que los empleados sepan gestionar sus emociones de manera efectiva, así como de entender las emociones de los demás.

Por ello, crear una organización emocionalmente inteligente es uno de los grandes objetivos de las empresas, un objetivo que se ha visto aún más potenciado con la pandemia global por Covid19.

¿Cómo podemos crear una cultura emocional en la empresa?

Todas las empresas u organizaciones tienen una cultura emocional, el problema es que no siempre sabemos reconocerla y a menudo se pasa por alto. Por ejemplo, la cultura emocional de la empresa puede basarse en la represión y por tanto que organizacionalmente se normalice y esté aceptado que no haya cabida para expresar emociones.

Por tanto el primer paso es plantearnos cómo se gestionan las emociones en la empresa y a partir de ahí caminar hacia una cultura emocional en la que se promuevan las competencias básicas que proporciona la inteligencia emocional esto es: empatía, autoconciencia y relaciones interpersonales.

Para ello es necesario:

  • Promover una cultura abierta en la que exista la oportunidad de expresar las emociones

El punto de partida es ofrecer a los empleados la oportunidad de expresar sus sentimientos con el fin de prevenir conflictos y resolver problemas. Además, de ofrecer la oportunidad de hacerlo,  el motivarlo también es importante. ¿Cómo? promoviendo momentos dedicados al diálogo, interlocución y escucha activa.inteligencia emocional en las empresas

  • Formar en inteligencia emocional

Saber reconocer las emociones propias y de terceros y luego buscar los desencadenantes de nuestras emociones negativas son operaciones necesarias para controlar sin ninguna frustración nuestras emociones. No se trata de exponer nuestras emociones de forma impulsiva ni tampoco de reprimirlas sino de saber gestionarlas de una manera lúcida, natural y sabia. Para conseguirlo, la formación es a menudo indispensable dado que culturalmente durante muchas generaciones la gestión emocional ha sido el gran ausente en cualquier ámbito formativo.

En este sentido, si la formación en inteligencia emocional es conveniente para todos los empleados es aún más necesaria si cabe en el ámbito directivo. Gerentes, directivos, responsables de departamento etc… deben saber identificar diferentes situaciones que tienen lugar en el ambiente laboral y transmitir la emoción más adecuada según las circunstancias: seriedad, amabilidad, intensidad, cordialidad, participación, motivación etc… Esto incluye también saber interpretar el lenguaje corporal, dado que proporciona mucha información sobre el estado emocional de las personas y por supuesto desarrollar la escucha activa sabiendo extraer las ideas principales y los motivos que justifican el discurso de cada empleado.

  • Promover acciones que favorezcan el autoconocimiento grupal

Promover un enfoque sistémico que ayude a comprender de manera más precisa cómo funciona la totalidad y cada una de las partes relacionadas dentro de la organización así como los efectos que producen en el corto, mediano y largo plazo.

Beneficios de promover una cultura emocional basada en la inteligencia emocional

  • Mejora en la coordinación y trabajo en equipo: Empatizar con las emociones de los demás contribuye a entender sus actos, preocupaciones y motivaciones lo que se refleja en una mejora en la coordinación e integración de equipos de trabajo.
  • Mejor clima laboral: Cuando los empleados se sienten escuchados y comprendidos mejora el clima laboral y se establecen vínculos entre los empleados que repercuten positivamente en la actividad empresarial.
  • Toma de decisiones: Nuestras emociones condicionan nuestras decisiones por ello, si sabemos como gestionarlas tomaremos decisiones más acertadas.
  • Mejor prevención y resolución de conflictos internos
  • Mayor capacidad de los empleados a adaptarse a cambios
  • Mejor autoestima de los empleados lo que repercute en otros muchos aspectos como mayor motivación y mayor grado de satisfacción en relación al desempeño de su trabajo.

Invertir en inteligencia emocional es por tanto una opción altamente rentable para las empresas. Para quienes deseen ampliar esta información con datos en esta publicación se mencionan numerosos ejemplos de empresas de todo tipo y sectores para los que la inversión en programas de inteligencia emocional ha supuesto la obtención de importantes beneficios.

invertir en empresa saludable

Programas de salud en las empresas: Un inversión altamente rentable

En tiempos de incertidumbre y crisis, la reducción de costes es la prioridad para muchas empresas. La reducción de plantilla suele ser una de las principales acciones a valorar cuando se trata de reducir costes. Sin embargo, una de las mayores palancas de ganancia radica en mejorar el rendimiento a través del bienestar de los empleados y no en la reducción.

Es un hecho que las empresas que apuestan por una política activa destinada a mejorar el bienestar de sus empleados obtienen beneficios hasta dos veces y media mayores que las que no hacen nada.

Cuando un empleado no se encuentra bien, no rinde igual, trabaja a un ritmo más lento, es más propenso a cometer errores y por supuesto es menos productivo.

Por ejemplo, según una investigación publicada en Population Health Management (1) en la que se valora la incidencia en la productividad de aspectos específicos, un empleado con una dieta poco saludable aumenta  el riesgo de pérdida de productividad en un 66%. El fumar, puede estar relacionado con un 28% más de riesgo de pérdida de productividad y la falta de práctica deportiva con un 50% más de riesgo de baja productividad.

La proporción a la inversa también funciona, es decir, los empleados con hábitos saludables son hasta tres veces más productivos (2).

En el caso de enfermedades no transmisibles, algunos estudios realizados concluyen que tras la implementación de planes destinados a mejorar la salud de los empleados, se reduce el absentismo entre un 25-30% con el consecuente ahorro de costes que esto supone para las empresas (3).empresa saludable prevención riesgos laborales

Podríamos seguir enumerando una larga lista de referencias biblliográficas en relación a los beneficios que supone invertir en salud, pero en términos generales podríamos decir que el invertir en programas de salud supone:

Menos días de enfermedad

Un claro beneficio para cualquier empresa que invierta en salud y bienestar de los empleados es la disminución del absentismo: los empleados más saludables con una mejor comprensión de su bienestar pierden menos tiempo en el trabajo por enfermedad. Tener un alto absentismo significa destinar más recursos a cubrir la falta de personal.

Aumento de la participación y compromiso por parte de los empleados

Cuando los empleados tienen un buen estado de salud están más comprometidos y enfocados en su trabajo. Diferentes investigaciones han demostrado que cuando los empleados no se encuentran bien (entendiendo por ello aspectos relacionados tanto con la salud físca como mental)  aumenta el «presentismo», que ocurre cuando los empleados se presentan a trabajar pero no son productivos.

Mejora la retención de talento

Tener un programa de salud y bienestar de los empleados muestra a los empleados que la empresa valora a su personal y siente preocupación por ellos como personas. Este hecho crea una respuesta recíproca del empleado, aumentando la lealtad de los empleados hacia la empresa.

Todo lo anterior se traduce en un retorno de inversión estimado de entre 4-6€ de retorno por cada euro invertido. Esto supone que cualquier medida destinada a mejorar la salud de los empleados se autofinancia y además supone un beneficio adicional considerable. Pero más allá de los números, resulta evidente que el objetivo final de cualquier plan destinado a mejorar la salud de los empleados es que tanto empleadores como empleados entren en un círculo virtuoso de “bienestar/rendimiento” que permita que ambos tengan el deseo de avanzar juntos en unas condiciones y ambiente que resulte motivador para todos. Éste es sin duda el mejor motivo para decidir invertir en salud y bienestar laboral.

 

BIBLIOGRAFIA

(1)  Merrill RM, Aldana SG, Pope JE, Anderson DR, Coberley CR, and Whitmer RW, and the HERO Research Study Subcommittee. Population Health Management. October 2012, 15(5): 293-301. doi:10.1089/pop.2012.0003.

(2)  Medibank Private, 2005, The Health of Australia’s Workforce: http://www.trenchhealth.com.au/articles/MEDI_Workplace_Web_Sp.pdf

(3)  Chapman LS. 2003. Meta evaluation of worksite health promotion economic return studies. The Art of Health Promotion, 6(6):1–16.

 

 

 

 

seguridad y salud laboral

5 Recomendaciones para mejorar la Seguridad y Salud en el trabajo para este año, más allá del COVID19

Estrenamos año y con él, el propósito de seguir trabajando por y para la seguridad y salud en el trabajo. 

Por ello, hemos preparado 5 recomendaciones para mejorar la Seguridad y Salud en el trabajo y que son clave a la hora de garantizar una correcta política de Prevención de Riesgos Laborales.

1).-Concienciar, Formar, Implicar, Informar:
Involucrar y hacer partícipe a los empleados en los planes de seguridad laboral.  Concienciar, formar y dotar de las competencias necesarias para que los empleados sean «dueños y responsables» de su propia seguridad es la mejor forma de prevenir accidentes de cualquier tipo. A mayor conocimiento, mayores medidas de protección aplicarán en su rutina de trabajo diaria.

Las instrucciones y medidas de seguridad deben ser claras y entendibles. Verificar que  los empleados entienden todas y cada una de las medidas a implementar no está nunca de más. 

En muchos sectores se da por hecho que el trabajador conoce determinados protocolos a la hora de llevar a cabo su trabajo y no se hace hincapié en determinadas medidas que aunque puedan resultar obvias, son clave para la seguridad del empleado.

2).- Revisar y trabajar en la mejora continuada de las condiciones de seguridad y salud laboral.

Revisar periódicamente que las medidas se implementan de forma correcta, corregir desviaciones y tener como objetivo una mejora continuada que se retroalimente de lo que sucede día a día en la organización debe ser una tarea rutinaria. 

Además, en la práctica diaria algunos empleados pueden realizar determinadas tareas de una manera mejorada que pueda ser adoptada por el resto del personal. Escuchar a quienes llevan a cabo el trabajo y pueden detectar deficiencias de seguridad o aportar nuevas ideas es indispensable para trabajar por una mejora continuada en seguridad y salud laboral.

3).-Diseñar un área de trabajo segura, limpia, ordenada y saludable 

Desde diferentes perspectivas es la mejor forma de garantizar un entorno de trabajo que minimice riesgos de cualquier tipo derivados del trabajo diario y además tendrá un impacto positivo sobre la productividad de los empleados.

4).- Mantener en buen estado y revisar todos aquellos elementos que actúan como herramientas de trabajo 

La maquinaria, equipos de protección individual, vehículos, herramientas: hay que establecer un programa de mantenimiento de rutina así como inspecciones con la frecuencia que se determine para identificar cualquier peligro innecesario. 

5).-Revisar el Plan de Prevención de Riesgos Laborales 

Llevar a cabo una revisión exhaustiva anual de todos los aspectos es fundamental  para adoptar nuevas medidas, correcciones, etc… 
La prevención de riesgos laborales no es únicamente «evitar accidentes».  
Riesgos psicosociales, mejora del clima laboral, salario emocional…. son muchos los aspectos que influyen directa o indirectamente en la salud laboral y por tanto todos ellos deben tenerse en cuenta cuando se trata de garantizar unas óptimas condiciones para el desempeño del trabajo. 

Si bien hace unos años la mayoría de accidentes de trabajo tenían que ver con la seguridad, actualmente  la enfermedad cardiovascular causa el 43,5% de los accidentes laborales mortales. 

De ahí se desprende que en los últimos años el enfoque para mejorar la seguridad y salud laboral  sea más amplio y se haya pasado del concepto Empresa Segura (PRL)  al Concepto Empresa Saludable.

Un plan de empresa saludable trae consigo la implementación de diferentes líneas de actuación específicas destinadas a mejorar la salud de los individuos que trabajan en una organización más allá de su jornada laboral influyendo así en la mejora de la productividad, clima laboral y disminución del absentismo además de por supuesto el objetivo principal: La mejora de la salud de quienes forman parte de una empresa / organización.

Otros artículos que pueden interesarte:

Salud emocional de los empleados en tiempos de Covid19 y Teletrabajo

La salud emocional de los empleados siempre ha sido importante, pero ahora aún más si cabe como consecuencia de la situación generada por la pandemia. No debemos olvidar que el teletrabajo o mejor dicho el trabajo en remoto irrumpió de forma precipitada con el inicio de la pandemia. En España se ha pasado de un 4,8% de la población que hacía teletrabajo a un 34%. Esta situación de crecimiento tan elevado debería de genera un gran impacto positivo en la calidad de vida de las personas trabajadoras sin embargo en las circunstancias actuales no están reflejando esta positividad. El motivo no es otro que el de tratarse de un teletrabajo «impuesto e improvisado», es una situación de trabajo en remoto por necesidad, en muchos casos ha mostrado su peor lado:

  • Jornadas laborales más largas. En EEUU según datos de Bloomberg las jornadas se alargaron hasta 3 horas diarias, probablemente un dato bastante aplicable a países como España.
  • El horario convencional ha tendido a desaparecer y en muchos casos no hay límites para enviar correos o hacer llamadas profesionales.
  • La soledad y aislamiento han bloqueado uno de los principales beneficios del trabajo presencial que es la comunicación e interacción con compañeros/as de trabajo, algo que contribuye positivamente aportando bienestar.

Para Nacho Galeano, director del área de salud mental de Geseme «si a todo esto le añadimos la ansiedad e incertidumbre que ha generado la pandemia, nos encontramos ante una situación en la que la salud mental y emocional de las personas debe ser una prioridad absoluta para las empresas»

De este modo, aunque siempre haya sido importante prestar este apoyo, ahora es crucial si se desea contar con una fuerza de trabajo comprometida. Cuidar la salud emocional es sumamente importante. Existen incluso teorías como la del psicólogo inglés, John Bowlby que concluyen que nuestros lazos emocionales son tan cruciales para nuestra existencia como la comida o el agua. El apego o la vinculación emocional se basa en sentirse seguros con nosotros mismos, en nuestras relaciones y en nuestro entorno y esto es exactamente lo que las personas de las organizaciones necesitan especialmente ahora para seguir adelante.

¿Qué pueden hacer las empresas para cuidar de la salud emocional de las personas en estos tiempos?

Desde Geseme, hemos trabajado con diferentes empresas poniendo el foco de atención en mejorar la salud emocional de las personas en su organización, con acciones como:

  • Call center de soporte emocional
  • Formaciones y talleres dirigidas a saber cómo gestionar y afrontar situaciones referentes a la ansiedad, miedos, incertidumbres generados por la pandemia
  • Concienciar a las empresas a fomentar la socialización a través de encuentros virtuales.
  • Fomentar la comunicación interna y ayudar a los líderes a saber cómo gestionar esta comunicación: sin preguntas intrusivas, sin prejuzgar, sabiendo respetar cuándo conviene y cuándo no hablar o escuchar, facilitando los flujos de comunicación interna, trabajando la empatía, y las habilidades comunicativas desde la asertividad, etc..

En cualquier caso, con coronavirus o sin él, lo que es un hecho es que todas las personas en algún momento u otro van a pasar por periodos de estrés, ansiedad, miedos, etc. y sin duda esto afectará a su bienestar mental y también físico con las consecuencias que ello pueda tener en su trabajo. Por ello, desarrollar un programa continuado que cuide el bienestar emocional de las personas en la organización es la mejor manera de mejorar la productividad y conseguir una plantilla saludable con todo lo que ello supone en términos de competitividad, reputación, calidad de servicio y ahorro de costes para cualquier empresa.

 

igualdad de género y prevención de riesgos laborales

La igualdad de género en la gestión de la prevención de riesgos laborales

Un buen entorno laboral es importante para que las mujeres y los hombres puedan trabajar en mejores condiciones.

La igualdad de género es sin duda una de las asignaturas pendientes en el mundo laboral. Aunque se hayan dado grandes avances en las últimas décadas,  todavía existen dificultades para conseguir dicha equidad.

Desde el punto de vista de la prevención de riesgos laborales, el tomar conciencia de la desigualdad, analizar e implementar algunas medidas para acabar con esas diferencias es la mejor forma de garantizar la salud laboral de los empleados y por ende de la empresa.

Para empezar conviene matizar que la diferencia de género nada tiene que ver con las diferencias biológicas (también a tener en cuenta desde el punto de vista de PRL) sino que se trata de diferencias socialmente construidas entre hombres y mujeres.

La igualdad de género por tanto se refiere a la igualdad de trato y acceso de los empleados a oportunidades y recursos de la empresa. Esto incluye oportunidades de promoción, aumentos de sueldo, salario emocional, tipo de tareas e inclusión en los procesos de toma de decisiones, principalmente.

Algunos datos:

Un ejemplo claro de la situación de desigualdad laboral es la publicada en la última Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo del Ministerio de Empleo. En España, las mujeres dedican 39,7 horas a su empleo principal frente a las 33,9 que dedican los hombres, 5,8 horas menos. Por el contrario, ellas emplean 12,5 horas más que ellos a trabajos no remunerados.

El mismo documento apunta que los hombres cobran de media 5.783,99 euros más al año que las mujeres. Por lo que respecta a la equidad en el acceso a los puestos de decisión y poder un informe europeo otorga a España 62 puntos de 100 un resultado lejos del obtenido en otros países de la comunidad europea.

 

Tipos de desigualdad: Estos son los principales aspectos que condicionan la desigualdad de género en las empresas:

·         Remuneración desigual: como mencionamos anteriormente en los informes de remuneración por género, este es uno de los ejemplos más apremiantes de sexismo en el lugar de trabajo.

·         Estrategia de reclutamiento desfavorable: esto puede incluir preguntas sobre si una candidata tiene la intención de tener hijos o sugerir en la especificación de su trabajo que el rol es más apropiado para hombres.

·         Diferentes oportunidades: si la empresa tiene oportunidades de progresión profesional que favorecen a los hombres en relación a las mujeres.

·         Despidos: Despido de una empleada por hacer un reclamo de trato desigual en el trabajo.

·         Sesgo: Mostrar un trato preferencial hacia los compañeros masculinos sobre las compañeras femeninas, como en promociones o conversaciones diarias.

·         Acoso sexual

·         Tener puntos de vista sexistas: promover puntos de vista obsoletos sobre hombres o mujeres, como estereotipos de género obsoletos.

 

¿Cómo detectar el grado de compromiso de una empresa en relación a promover la igualdad de género?

Un informe elaborado por la Generalitat de Catalunya  recoge los 10 principales indicadores para conocer el grado de compromiso de una empresa  en relación a igualdad de género:

  • Participación igualitaria de mujeres y hombres en los puestos de trabajo de la empresa
  • Presencia de mujeres en cargos directivos o de responsabilidad
  • Uso no discriminatorio en el lenguaje y la comunicación corporativa
  • Medidas implantadas para mejorar la compatibilidad de la vida personal y laboral
  • Adopción de medidas de prevención de salud y riesgos laborales con perspectiva de género
  • Adopción por parte de la empresa de una gestión organizativa que tiene en cuenta la igualdad de oportunidades
  • Participación e implicación del personal de la empresa en el desarrollo de acciones en favor de la igualdad de oportunidades
  • Promoción de medidas de gestión de la movilidad que permitan un acceso igualitario de las mujeres y los hombres en el puesto de trabajo
  • Igualdad retributiva entre mujeres y hombres
  • Condiciones laborales igualitarias para mujeres y hombres

 

Con todo lo anterior y teniendo en cuenta cómo este aspecto puede afectar a la salud laboral de empleados y empresa destacamos algunas medidas destinadas a conseguir la igualdad de género y a rebatir algunos conceptos socialmente construidos.

1).- Flexibilidad horaria:

Implementar políticas de flexibilidad horaria que incluyan la posibilidad de teletrabajo, días libres o jornadas intensivas con independencia de que sean hombres o mujeres. A menudo la propia desigualdad se alimenta desde el entorno laboral: Si bien muchas mujeres  puede estar más dispuestas a ganar menos dinero a favor de horarios más flexibles, a los hombres también les puede atraer la flexibilidad horaria.

2).- Horarios  establecidos.

Esta recomendación puede parecer ir en contra de anterior pero no todos los trabajos pueden ofrecer flexibilidad horaria. En ese caso, las mujeres suelen ser las que se ocupan principalmente de aspectos relacionados con el cuidado de los niños, hogar, etc.. Conocer los horarios con anticipación y tener un horario establecido y predecible puede ser de gran ayuda para hacer el reparto de tareas fuera del entorno laboral más equitativo.

3).- Política Salarial abierta:

A pesar de que el tema salario suele ser un aspecto tabú para muchas empresas, el conocer los salarios entre iguales  puede ser una excelente manera de frenar ciertas desigualdades. Si existe un buen clima laboral y la empresa es una empresa saludable desde la perspectiva de Prevención de Riesgos Laborales, la transparencia entorno a la política salarial puede tener un impacto positivo en el bienestar general de los empleados y en su relación de compromiso ( y consecuentemente mayor productividad y menor absentismo) versus a la empresa.  La única forma de que exista desigualdad salarial de género es cuando la información se mantiene oculta.

4).- Formación equipo directivo

Las personas son promocionadas a puestos de gestión/dirección en función de su desempeño. Sin embargo, dirigir personas es mucho más que tener habilidades y experiencia en determinados trabajos o tareas a desarrollar. Contar con directivos capacitados y formados (con una formación continuada) en aspectos como éste es clave para que la empresa sea una excelente empresa para trabajar en cualquiera de sus departamentos. Las grandes empresas atraen a grandes personas, hombres y mujeres.