Geseme News

soledad en el trabajo riesgos psicosociales

¿Por qué la soledad de los empleados puede afectar a una compañía?

Contrario a lo que se piensa, una persona puede experimentar soledad a pesar de estar acompañada. Este sentimiento es común en los lugares de trabajo. Este problema se debe, principalmente, al ambiente laboral al que nos enfrentamos hoy en día. Algunos de los trabajos actuales ofrecen la posibilidad de que sus empleados trabajen desde casa, además de esto, todos los puestos cuentan con diferentes herramientas tecnológicas que impiden la interacción humana.

 

Si bien es cierto que la presencia del correo electrónico y los mensajes de texto han hecho que las comunicaciones sean sumamente eficientes dentro de una oficina, es importante señalar que evitan que el personal tenga una interacción más cercana y real con sus compañeros de trabajo. En el caso del trabajo remoto (el cual puede producir un placer momentáneo), los empleados se enfrentan al aislamiento y su nivel de compromiso con la empresa empieza a decrecer.

 

A pesar de que muchas empresas pudieran considerar que la salud emocional de sus empleados no tiene un efecto real en la compañía, un estudio recuente descubrió que los empleados solitarios o aislados:

 

  • Tienen un desempeño laboral bajo
  • Sus compañeros lo encuentran poco accesible
  • Muestran menos compromiso con la empresa

 

Sin duda alguna, la presencia de cada uno de estos elementos es vital para el buen funcionamiento de una empresa. Además de crear un ambiente laboral sano, el abordar los problemas de soledad y aislamiento aumentará la productividad de la empresa y reducirá la rotación.

 

Algunas medidas que directivos o gerentes podrían tomar para evitar este problema son:

 

  1. Mostrar agradecimiento a sus empleados: reconocer el trabajo de un empleado o de un departamento es una forma sencilla de desarrollar pertenencia y compromiso. Aunque parezca un gesto de poca importancia, si no se hace, los empleados comienzan a sentirse relegados e inseguros.
  2. Trabajar en la incorporación de sus empleados: para las nuevas contrataciones, la soledad es un tema normal. Por ello, los gerentes deben trabajar para que los empleados se adapten de forma más rápida a su puesto, a la cultura de la empresa y a sus compañeros.
  3. Establecer reuniones fuera de la oficina: la presión laboral impide que los empleados se relaciones con libertad, por eso, se recomienda convivir en un ambiente libre de trabajo. Para fomentar estas interacciones, se pueden organizar eventos para los empleados y sus familias, o almuerzos.

 

Empleos con mayores posibilidades de sufrir depresión

Empleos con mayores posibilidades de sufrir depresión

Aunque la depresión es un trastorno anímico que puede afectar a cualquier persona, lo cierto es que existen ciertas actividades laborales que tienden a agravar o a propiciar una condición depresiva en sus empleados. Esto se debe a que los empleados están más expuestos a niveles de estrés, molestias y frustraciones. Pese a que ningún trabajo está libre de estos sentimientos negativos, según diferentes estudios los siguientes son los empleos que suelen producir mayor depresión:

1. Personal administrativo
A pesar de que el trabajo administrativo parece sencillo y ofrece muchas oportunidades para socializar, lo cierto es que a menudo estos empleados tienen una carga laboral muy pesada y con estrés constante. Además, es una de las ocupaciones que tiende a trabajar más horas extras. Todos estos factores favorecen la depresión en los empleados.

2. Enfermeras geriátricas
Dado que estas profesionales tienen que lidiar con la enfermedad y la soledad de los ancianos, las enfermeras tienden a sufrir de depresión y estrés. De hecho, se calcula que 11% de las enfermeras padecen este trastorno.

3. Restauración
10% del personal que trabaja en restaurantes ha sufrido algún episodio depresivo. Esto se debe a que estos empleados no sólo reciben una paga muy baja para su carga laboral, sino que también están constantemente expuestos un alto ritmo de trabajo y exigencia por parte de los clientes a los que atienden.

4. Artistas
La inestabilidad y el poco reconocimiento que obtienen por su trabajo ocasiona un gran nivel de estrés y de tristeza en los artistas. Además, este tipo de ocupaciones tienden a ser más aisladas y no hay tanta socialización como en otros empleos, lo cual conlleva a aumentar las posibilidades de sufrir episodios de depresión.

5. Trabajo social
Un trabajador social no sólo lidia con situaciones muy crudas durante su jornada laboral, sino que tiene que encontrar una solución a dicho problema. Sin embargo, sus procesos son entorpecidos como la burocracia y la frustración de no poder ayudar a las personas les provoca depresión.

En cualquier caso la prevención de riesgos psicolaborales es fundamental para detectar posibles síntomas de estrés y depresión y poner medidas para evitar que tales situaciones vayan a más. En este sentido la vigilancia de la salud es fundamental, un elemento clave que en el caso de profesionales liberales es prácticamente imposible de llevar a cabo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies