Geseme News

Prevención de Riesgos Laborales: Depresión y Salud Mental

Prevención de Riesgos Laborales: Depresión y Salud Mental

Los problemas de salud ocupacional en la actualidad están enfocados en la gran cantidad de casos de enfermedades relacionadas con el ambiente laboral y el estrés.

Es así como la ansiedad y la depresión ocupan los primeros puestos según estudios realizados por la Organización Mundial de la Salud (OMS)  que considera estos estados alterados de conciencia como primera enfermedad a nivel mundial para el 2020.

Por ello es una prioridad en cualquier empresa el generar ambientes agradables que propicien un buen clima laboral en el que el estrés, la ansiedad y la depresión  no tengan lugar.

Y es que el estrés – motivado por diferentes factores de riesgos psicosociales- puede terminar convirtiéndose en un estado de ansiedad y depresión si no  se controla y trata tiempo.

En la gran mayoría de los casos estudiados la “Ansiedad y la Depresión” puede presentarse en lugares de trabajo con ambientes hostiles, con una falta de una comunicación asertiva y un exceso de responsabilidades laborales.

De este modo, los principales riesgos psicosociales que originan una situación de estrés pueden clasificarse en cinco grandes grupos:

. Las exigencias psicológicas que implique el trabajo

Este apartado hace referencia a la cantidad de trabajo que asume el empleado, la presión con la que se trabaja, la complejidad del trabajo, la calidad de las tareas asignadas y las exigencias psicológicas de tipo emocional y cognitivo que implique el trabajo.

. El nivel de autonomía sobre el trabajo

En este apartado se valora el margen de maniobra o autonomía con el que cuenta el trabajador a la hora de realizar su trabajo y las posibilidades que se le dan al empleado para aplicar y o desarrollar sus conocimientos más allá de lo fundamental. Este aspecto es clave si queremos tener una plantilla «sana» y «motivada» ya que la imposibilidad de poner en práctica sus propias ideas, elegir o modificar determinados aspectos de trabajo es uno de los factores que más negativamente afecta a muchos empleados.

. El reconocimiento y el apoyo social

La falta de apoyo de los superiores y de compañeros y la falta de reconocimiento por el trabajo realizado son los aspectos que se engloban en este apartado. También incluiríamos como factores asociados al hecho de trabajar sin apoyo o el hacerlo en unas condiciones de información inadecuadas (trabajar de forma aislada, con falta de información general o específica sobre la empresa o inclusive falta de información sobre el trabajo a realizar).

.Conductas violentas en el trabajo

Engloba todos aquellos factores que hacen referencia a la exposición del trabajador a conductas violentas en el trabajo ya sean agresiones verbales, aislamiento, amenazas, discriminación etc.

.Otras complicaciones: Conciliación entre vida laboral y familiar.

La y su productividad en la empresa se ven claramente afectadas cuanto más es difícil sea la conciliación entre vida laboral y familiar.

 

Depresión, estrés y ansiedad en el trabajoCuando uno o varios de estos factores se dan de forma continuada muchas personas pueden llegar al borde de un colapso mental y sufrir sus primeras crisis nerviosas que se pueden traducir en pequeños estados alterados de conciencia desencadenando en crisis de ansiedad.

Si no se trata a tiempo termina convirtiéndose en un caso de depresión, en un primer momento leve, pero con un significativo incremento hasta llegar a casos de “Depresión Profunda”

Detectar los síntomas y desarrollo de este tipo de enfermedades a primera vista suele ser una misión complicada. Por ello es de vital importancia la prevención: Cuidar el clima laboral y promover unos hábitos saludables son los dos pilares para evitar este tipo de enfermedades.

 

En este sentido es importante tener presentes algunas medidas preventivas, como por ejemplo:

.- Fomentar la cooperación y no la competitividad entre trabajadores:

Algo que puede hacerse cambiando algunos procedimientos de trabajo que impliquen el trabajar en equipo o medidas que incentiven este trabajo en equipo como por ejemplo el reducir la parte variable de retribución que basada en criterios individuales.

. Implementar políticas de comunicación y fomentar la participación de los trabajadores haciéndolos partícipes de algunas de las acciones que se llevan a cabo en la empresa. Conseguir una buena comunicación entre directivos y empleados, conocer los objetivos y motivaciones de cada empleado, crear elementos de comunicación interna (newsletter, etc.) que les mantengan informados sobre las acciones de la empresa (desarrollo de nuevos productos/servicios, participaciones en ferias, logros conseguidos, etc.) en definitiva fomentar la comunicación y la visión colectiva favorecerá la implicación del empleado en la empresa.

.Conseguir unos ritmos de trabajo razonables y apostar por políticas que ayuden a compatibilizar mejor la vida familiar con la laboral.

.Fomentar unos hábitos de estilo de vida y alimentación saludables entre los empleados.

 

 

Principales conclusiones informe sobre el Estado de la Seguridad y Salud Laboral en España

Principales conclusiones informe sobre el Estado de la Seguridad y Salud Laboral en España

Recientemente se presentó la última edición del ‘Informe sobre el Estado de la Seguridad y la Salud en el Trabajo de 2016″. El Instituto Nacional de Seguridad, Salud y Bienestar en el Trabajo, INSSBT, da así continuidad a la tarea iniciada en 2007 de recopilar los datos de las diferentes Instituciones Públicas que integran el Sistema Nacional de Prevención, es decir  la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, la Fiscalía Especializada, las Comunidades Autónomas, la Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales, la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo y el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

El último informe – con datos del 2016 – recoge las estadísticas de los datos referentes a la seguridad y salud en el trabajo haciendo hincapié en los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

Además, el informe incluye información sobre novedades en normativa y avances en la regulación de determinados aspectos en materia de seguridad y salud en el trabajo.

Algunos de los datos sobre los principales tipos de riesgo son:

.- La exposición a altas y bajas temperaturas (36% y 25% respectivamente) así como al ruido (28%) son los riesgos físicos y ambientales más señalados.

.-En cuanto a los de carácter ergonómico los movimientos repetitivos y las posiciones dolorosas o fatigantes continúan siendo los riesgos más frecuentes. Como dato significativo, desde el 2010 ha aumentado considerablemente la exposición a tres de los cuatro riesgos principales: las posiciones dolorosas o fatigantes (7,2 puntos porcentuales), llevar o mover cargas pesadas (6,1 puntos) y levantar o mover personas (4,2 puntos).

.-En cuanto a riesgos psicosociales destaca el tener que trabajar a gran velocidad  y con plazos ajustados con porcentajes de un 33% de  ocupados  que deben trabajar siempre o casi siempre a gran velocidad y un 35% con plazos muy ajustados con la misma frecuencia. Este riesgo es más frecuente entre asalariados que entre autónomos. Además, el tener que cumplir con plazos ajustados es significativamente más frecuente entre trabajadores con contrato temporal que con contrato fijo (el 41% frente al 32% de los fijos).

Los riesgos derivados del trato con el público y el tener que enfrentarse a quejas, reclamaciones, etc., son también otro de los principales factores de riesgo psicosocial, con un porcentaje de un 21% de trabajadores que tienen que hacer frente a este tipo de situaciones con frecuencia.

.- En cuanto al nivel de autonomía del que disponen los empleados en España, cerca de un tercio de todos los trabajadores no tienen posibilidad de elegir o cambiar el orden de las tareas (33%), los métodos de trabajo (36%) o el ritmo de trabajo (30%).

Como dato significativo, los datos de la encuesta son especialmente positivos respecto al nivel de satisfacción de los empleados en relación a las actividades preventivas. De este modo, el 88% de los trabajadores manifiesta que están “bien” o “muy bien” informados sobre los riesgos para la salud y la seguridad en su trabajo y el 11% que lo están “no muy bien” o “nada bien”.

La falta de información es especialmente frecuente en determinados colectivos: mujeres, menores de 35 años, trabajadores por cuenta ajena, contratados temporales o entre los que no tienen contrato y aquellos que trabajan a tiempo parcial.

El informe detallado pueden consultarse en este enlace.

 

    Este sitio web usa cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y recoger datos estadísticos de navegación. Puede cambiar la configuración u obtener más información consultando nuestra política de cookies.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies