Geseme News

Salario emocional

Por salario emocional se entiende todos aquellos aspectos no económicos que suponen un valor añadido para el empleado.

De este modo, cualquier concepto no económico que la empresa pone a disposición de sus empleados con el fin de que éstos pueden tener una mejor calidad de vida, constituye una variable retributiva del salario emocional.

  • Horarios flexibles, posibilidad de teletrabajo, días libres o jornadas intensivas son ejemplos de conceptos de salario emocional destinados a mejorar la conciliación entre vida familiar y personal.
  • Ayudas de diferentes tipos y beneficios sociales: guarderías, planes de jubilación, ayudas a atención personas mayores, ayudas a la educación, seguros, abono de costes de transporte y alimentación, entre otros, son ejemplos de conceptos destinados a complementar el salario económico desde una perspectiva de facilitar el acceso a determinados servicios o productos.
  • Formación y Capacitación relacionada o no con el trabajo diario.
  • Acciones varias destinadas a mejorar la salud del empleado: Chequeos médicos, plan de promoción de la salud y acceso a diferentes programas (dejar de fumar, hábitos saludables, etc..) facilitar la práctica deportiva, fomentar y ayudar a mantener unos buenos hábitos alimenticios, servicios de vigilancia de la salud, servicios de biomecánica, espacios de distracción son sólo algunos de los ejemplos que habitualmente forman parte del conjunto de acciones destinadas a mejorar la salud.
  • Reconocimiento al trabajo bien hecho: un concepto no retribuido pero que sin embargo resulta tanto o más motivador para muchos empleados, que un aumento en nómina. Este concepto debe formar parte de la cultura de cualquier organización que tenga como meta tener una plantilla saludable. El reconocimiento a un buen trabajo, el sentido “trascendental” de cada tarea y empleado, y la motivación son pilares fundamentales del salario emocional.

Hasta aquí prácticamente todo lo que se puede incluir bajo el concepto de salario emocional pero… ¿qué beneficios aporta? ¿por qué es importante que las empresas incorporen conceptos de salario emocional?

Los beneficios son muchos y están sobradamente demostrados pero se resumen fundamentalmente en cuatro conceptos que por separado o unidos hacen que una empresa sea más competitiva:

  • Aumento de la productividad
  • Disminución del absentismo
  • Mejor clima laboral.
  • Mejor capacidad de la empresa para captar y retener talento

Según la Dra. Catalina Giraldo, Dirección Consultoría Empresa Saludable en GRUPO GESEME “Para las empresas el incorporar conceptos de salario emocional va más allá de la obtención de los beneficios que ello supone. Existe una tendencia creciente en el mundo empresarial en la que el eje ético y emocional tiene cada vez más peso sobre el eje económico. Para las nuevas generaciones, los milennials, no se trata de ganar más sino de trabajar en mejores condiciones y a partir de ahí cualquier empresa que quiera ser competitiva, tener una plantilla saludable, motivada y retener talento debe entender que esta tendencia y cultura empresarial ha llegado para quedarse. Las nuevas generaciones quieren desarrollar su carrera profesional en empresas que encajen con sus valores. Lo mismo sucede a la inversa, hay empresas que prescinden de empleados no porque su trabajo no sea correcto sino porque sus valores no encajan con los de la empresa. Se trata de trabajar más felices, más motivados… y según los expertos en el futuro las personas trabajarán donde puedan desarrollar su trabajo con más pasión no donde ganen más”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies