Geseme News

adicción al trabajo

Adicción al trabajo: ¿cómo detectarla? Peligros para la salud

Cuando se habla de adicción al trabajo solemos pensar en personas que trabajan duro, que dedican muchas horas a su trabajo y en cierto modo se ve como algo positivo.

Pero ser adicto al trabajo no significa únicamente trabajar duro. No es lo mismo, sin embargo a menudo se confunden ambos conceptos.

En el caso de empleados por cuenta ajena el perfil corresponde a aquellos que trabajan extra, llevándose trabajo a casa, trabajando fines de semana, durante sus vacaciones o acudiendo al trabajo estando enfermos pero además, el adicto al trabajo no solo trabaja duro sino que establece unos estándares a excesivamente altos.

Se exige mucho a sí mismo creyendo no ser suficientemente bueno nunca.

Se esfuerza por agradar a los demás y presenta dificultades para saber delegar responsabilidades, queriendo supervisar y controlar todo bajo la excusa de que para hacerlo bien hecho debe hacerlo él/ella mismo.

Esta intensa necesidad de ejercer control sobre cualquier aspecto de su trabajo conduce al estrés y a la preocupación excesiva por cosas completamente fuera de su control. Obviamente, este comportamiento repercute en el clima laboral y en las relaciones del adicto al trabajo con el resto de empleados dado que la persona puede comportarse de manera impulsiva para tener el control de determinadas tareas o puede entrar en conflicto con cualquier compañero que amenace su control.

En lo personal, la vida del adicto al trabajo se caracteriza por una notable falta de equilibrio.

El adicto al trabajo se da poco tiempo para desarrollar y disfrutar las relaciones personales.

La salud ocupa un lugar en la cola de sus prioridades porque antepone el trabajo a todo.

Además, la adicción al trabajo – muchas personas se vuelven adictas a la adrenalina que generan unos altos niveles de trabajo – hace que la persona trabaje siempre a altos niveles y dedique cada vez más tiempo al trabajo buscando así experimentar estos sentimientos de forma repetida.

En este proceso de trabajar de forma intensa el adicto al trabajo puede llegar a abandonar prácticamente todo (relaciones familiares, amigos, etc.) dado que acaba considerando todo como una prioridad menor en comparación con su trabajo.

En el ámbito del desempeño laboral es igualmente nocivo para la organización dado que a medio/largo plazo la productividad de empleados “Workaholic”, cae en picado y puede llegar a “contaminar” al resto de compañeros.

Diagnosis de la adicción al trabajo:

Investigadores de la Universidad de Bergen han desarrollado una escala de medición*para determinar el grado de adicción al trabajo. (*aceptada por la comunidad médica).

De este modo, la escala mide varios factores, incluida la frecuencia con la que ciertos aspectos se aplican a su vida. Estos artículos se miden en una escala de: nunca (1), rara vez (2), a veces (3), a menudo (4), siempre (5) de situaciones como:

  • Piensas en cómo puedes liberar más tiempo para trabajar.
  • Trabajas para reducir sentimientos de culpa, impotencia, depresión y ansiedad.
  • Te han advertido que reduzcas el tiempo de trabajo pero lo has ignorado.
  • Pasas mucho más tiempo trabajando de lo que inicialmente habías previsto
  • Te estresas cuando no puedes trabajar.
  • Trabajas tanto que ha impactado negativamente tu salud (falta de sueño, dieta inadecuada, sobrepeso, etc..)
  • Siempre tienes prisa por hacer las cosas
  • Cuando no trabajas te sientes nervioso, extrañad, incómodo
  • Crees ser el único que puede hacer las cosas de forma correcta
  • El tiempo de ocio, el practicar deporte, el estar con familia o amigos pasa a un segundo plano siempre por el trabajo.

La investigación -publicada en el Scandinavian Journal of Psychology-  indica que si  se responde “a menudo” o “siempre” a al menos cuatro de estos elementos, existen síntomas de adicción al trabajo.

Los efectos para la salud de una situación de adicción al trabajo son múltiples y variados pero los más comunes son Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad,  Trastorno Obsesivo-Compulsivo, ansiedad y la depresión.

Según el mismo estudio(1) los adictos al trabajo tienen hasta 3 veces más de posibilidades de sufrir este tipo de trastornos. Además de estos trastornos, la adicción al trabajo se relaciona con el aumento del riesgo de enfermedades del corazón, ataque cardíaco y accidente cerebrovasculares.

El tratamiento de la adicción requiere en gran medida de un importante trabajo por parte de especialistas en psicología y psiquiatría que puedan ayudar al empleado a salir del “bucle de adicción al trabajo” en el que se encuentra.  Por ello, es importante prevenir antes que curar y ahí es donde las organizaciones empresariales pueden , a través de la cultura organizacional, favorecer o reducir este tipo de actitudes.

En este sentido, la prevención, en líneas generales pasa por:

1.- Propiciar horarios laborales y cargas de trabajo asumibles en ese horario, estableciendo en algunos casos un horario laboral fijo que se deberá cumplir sin excepciones.

2.-Incluir tiempos de descanso durante el horario laboral

3.- Delimitar las tareas, funciones y responsabilidades de cada empleado

4.-Formar y fomentar el trabajo en equipo y el “saber delegar” así como un buen clima laboral

 

 

 

 

(1) Estudio: The Prevalence of Workaholism: A Survey Study in a Nationally Representative Sample of Norwegian Employees

Cecilie Schou Andreassen , Mark D. Griffiths, Jørn Hetland, Luca Kravina, Fredrik Jensen, Ståle Pallesen

Published: August 13, 2014https://doi.org/10.1371/journal.pone.0102446

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies