Geseme News

Geseme » Avances tecnológicos en seguridad y salud en el trabajo: Sensores

sensores avances tecnologicos salud laboral

Avances tecnológicos en seguridad y salud en el trabajo: Sensores

A pesar de los avances tecnológicos en la última década, las tendencias a nivel internacional demuestran que sigue habiendo un gran número de lesiones laborales fácilmente evitables. Por ello, la idea de equipar a los trabajadores con tecnología portátil que permita monitorear en tiempo real a los trabajadores y eliminar los peligros potenciales de los lugares de trabajo cobra cada vez más sentido.

En este sentido, los sensores forman parte de una serie de ayudas tecnológicas (drones, control remoto, simulación, etc..) que contribuyen a mejorar la seguridad y salud en el lugar de trabajo. La comunicación inteligente de estos dispositivos facilita áreas seguras en tiempo real.

  • Sensores en monitorización fisiológica

Se trata de sensores que permiten monitorizar datos fisiológicos como la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria, la posición del cuerpo, la velocidad del cuerpo y la aceleración del cuerpo. El objetivo de la monitorización es registrar y evaluar el estado general de salud del trabajador. Mediante un sensor de seguimiento cardíaco (electrocardiograma), un sensor EMG (electromiografía) para monitorear el movimiento muscular, un sensor eléctrico cerebral para rastrear la función cerebral, un sensor de presión cerebral, un sensor de inclinación de la posición del tronco, un sensor de respiración para respirar y un sensor de control de movimiento se puede obtener una información muy valiosa desde el punto de vista de la prevención. Recientemente, estos sensores integrados en chips, como giroscopios y acelerómetros, se están utilizando en el análisis del movimiento humano.

  •  Sensores para la monitorización de parámetros físicos

Sensores que permiten detectar una amplia gama de aplicaciones en el control de varios parámetros físicos como la temperatura, la frecuencia cardíaca, el movimiento, etc. Los acelerómetros se emplean ampliamente para medir el movimiento del cuerpo: orientación de la postura de una persona, la detección de caídas y el análisis del movimiento corporal son algunas de las aplicaciones más extendidas.

  • Sensores para la monitorización de parámetros bioquímicos

Los sensores en este espacio miden el pH, varios electrolitos, la saturación de oxígeno en la sangre y la queratoconjuntivitis seca, entre muchos otros. Se trata de sensores que permiten monitorear parámetros bioquímicos y la detección de analitos en fluidos corporales como saliva, lágrimas y sudor.

  • Sensores en la detección ambiental

Algunos tipos de trabajo exponen a los empleados no solo a elementos climáticos sino también a materiales nocivos como productos químicos, gases o sólidos. La detección automatizada de estos materiales dañinos es necesaria. Los sensores ambientales permiten detectar multitud de problemas relacionados con los niveles de contaminación del aire, la presión barométrica, el monóxido de carbono, fugas de gas, humedad sulfuro de hidrógeno, temperatura y la luz, entre otros indicadores.

 

Como vemos, la tecnología portátil puede convertirse en una gran aliada para conseguir reducir los accidentes y garantizar la seguridad laboral de todos los trabajadores, independientemente de cual sea su lugar de trabajo.