Geseme News

Geseme » Geseme News » El derecho (y deber) a la desconexión digital

Riesgos Laborales de no desconectar del trabajo

El derecho (y deber) a la desconexión digital

La tecnología ha hecho posible que muchas personas puedan desarrollar su trabajo desde cualquier lugar y en cualquier momento. Esto trae consigo una serie de ventajas y desventajas que hay que tener en cuenta en especial a lo que supone a nivel de salud laboral.

«Estar siempre conectado» no solo mina la creatividad de los empleados, sino que conlleva diferentes consecuencias negativas para la salud similares a las que provoca el estrés laboral:

  • Alteraciones físicas: dolor de cabeza, trastornos gastrointestinales, mayor prevalencia a padecer trastornos musculoesqueléticos y cardiovasculares, entre otras.
  • Alteraciones psicológicas: Cansancio, fatiga mental, desmotivación por el trabajo, problemas de concentración, irritabilidad, insomnio y ansiedad son las principales consecuencias de la «no desconexión».

Al final tanto para el empleado como para el conjunto de la organización la «no desconexión» tiene una incidencia directa en la salud del empleado. Para la empresa, la “no desconexión” supone:

  • Más bajas laborales
  • Mayor absentismo o reducción del rendimiento laboral debido a un uso insuficiente o inadecuado de las TIC.

El informe Eurofont “ Right to disconnect”, que resume los resultados de diferentes encuestas e investigaciones realizadas sobre la necesidad de la desconexión digital, arroja unas conclusiones a tener en cuenta sobre los problemas de estar siempre conectado, entre ellos:

  • Las mujeres fueron durante la pandemia quienes tuvieron mayores problemas de salud mental relacionados con el teletrabajo.
  • La autonomía laboral y el teletrabajo pueden tener efectos negativos impactos en el equilibrio entre el trabajo y la vida, en gran parte porque las jornadas laborales suelen ser mucho más largas
  • La mera expectativa de ser contactado y tener que estar disponible aumenta la presión sobre los trabajadores y sus familias, incluso si los trabajadores no se dedican a trabajo real durante el tiempo no laboral.
  • Cuanto mayor sea el impacto del trabajo en el tiempo privado y familiar, mayores son las consecuencias negativas que surgen
  • Los efectos negativos en la esfera privada a su vez han sido vinculado a deterioros en el desempeño laboral con implicaciones negativas para la productividad y competitividad. Estar disponible fuera de horas impide la recuperación del cuerpo, contribuyendo a efectos físicos y impactos psicológicos en la salud
  • Desigualdad de género: Diferentes estudios muestran que las mujeres tienen menos probabilidades realizar tareas laborales fuera del horario de trabajo, ya que es más probable que participen en tareas esenciales de cuidado, haciéndolos menos capaces de estar “constantemente disponibles” para responder a los contactos, lo que a su vez les genera más ansiedad.
Estar permanentemente conectados ¿es realmente positivo para la empresa?

Una conclusión que sin duda invita a la reflexión es cuánto necesarios son los emails o llamadas que surgen fuera de horas de trabajo. Según un estudio realizado en Alemania, menos del 10% de los encuestados reportaron que el trabajo realizado fuese efectivo sin embargo cada contacto (llamada, responder email, etc..) condujo a una tarea que tomó un promedio de 34 minutos para llevarla a cabo y generalmente se trató de un tiempo no remunerado.

Teniendo en cuenta la inefectividad en la mayoría de los casos y los riesgos que supone a nivel de salud laboral y productividad parece evidente que las empresas deben hacer un esfuerzo por evitar que los trabajadores puedan continuar trabajando al acabar su jornada laboral utilizando los medios electrónicos de la empresa.

Para ello, es necesario implantar algunas medidas como

  • Establecer sistemas que impidan o limiten el uso de los dispositivos de la empresa fuera del horario laboral.
  • Cultura empresarial: Desde gerencia demostrando la importancia compromiso con el derecho a la desconexión.
  • Promocionar la desconexión digital fuera de horas de trabajo: Mediante la inclusión de indicadores que miden la implementación del derecho a la desconexión como parte de indicadores clave de desempeño de los gerentes.
Otros artículos que pueden interesarte:

Comparte esta noticia