Geseme News

Geseme » El sueño y cómo afecta a nuestra salud y productividad en el trabajo

sueño en el trabajo

El sueño y cómo afecta a nuestra salud y productividad en el trabajo

El no descansar adecuadamente puede acarrear problemas físicos y psíquicos muy importantes que afecten a nuestra salud. Además, la falta de sueño repercute en nuestra vida laboral manifestándose en problemas de baja productividad y rendimiento, falta de concentración o cambios de humor que pueden afectar de forma negativa el clima laboral, entre otros problemas.

Según un estudio llevado a cabo por la Universidad de Cambridge dormir menos de 6 horas afecta más a la productividad en el trabajo que otros factores como el fumar o el beber.

Pero hay más datos interesantes sobre la relación entre sueño y salud. 

El jet-lag de los lunes: 

El ir a la cama tarde y levantarse más tarde los fines de semana que durante el resto de la semana se relaciona con un peor estado de salud en general y unos niveles más altos de somnolencia y fatiga, de acuerdo con los resultados preliminares de un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Arizona.

Los resultados mostraron que cada hora de jet-lag  estaba vinculada a un aumento del 11,1 % en el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón. Además, los participantes que experimentaron el jet lag del lunes eran el 28,3 % más propensos a indicar que su estado de salud era «regular o malo».

La relación entre sueño y niveles de estrés.

Otra investigación recientemente publicada en la revista científica Sleep ha valorado los niveles de estrés autoreportados en base a  tres condiciones: sueño normal, extensión del sueño y privación del sueño. En el estudio se demostró la asociación entre mayores puntuaciones de fatiga y estrés en relación con las condiciones de sueño. Durante el estudio se midieron los niveles de estrés de los participantes en el estudio después de un periodo  de dos semanas durmiendo 8 horas al día, otro periodo 10 horas al día y otro menos de 6 horas al día y la relación entre menos horas de sueño y mayor nivel de estrés fue claramente demostrada.

Mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes y depresión.

Las enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes y depresión se relacionan también con la falta de sueño. Y es que el dormir poco lleva habitualmente a comer peor .Más de un tercio de la gente come mal cuando duerme poco y consecuentemente esto lleva  a una mayor propensión a padecer problemas de sobrepeso y diabetes y enfermedades cardiovasculares. El vínculo entre la falta de sueño y depresión también ha sido demostrado en diferentes investigaciones médicas. Se estima que más del 80% de los pacientes que sufren depresión padecen insomnio y  entre un 35 y un 70% de los individuos que tienen problemas de insomnio presentan también trastornos del estado de ánimo, ansiedad y/o consumo de sustancias.

Estos son sólo algunos de los problemas que la falta de sueño origina, sin olvidar que una parte importante de los accidentes en coche se producen también por la falta de sueño. 

Perder solamente una hora o dos de sueño nocturno casi duplica las probabilidades de tener un accidente de coche al día siguiente.

En definitiva, dormir bien es un elemento clave  para tener un buen estado de salud.






*Los datos mostrados provienen de diferentes abstracts y estudios médicos publicados en la revista Sleeve, publicación oficial de Sleep Research Society.