Geseme News

Geseme » Flexiworking, Presencialidad inteligente y Reciclaje de Talento: Tres tendencias con un impacto en salud laboral.

flexiworking, reciclaje de talento

Flexiworking, Presencialidad inteligente y Reciclaje de Talento: Tres tendencias con un impacto en salud laboral.

 

Los últimos años el mundo ha experimentado cambios importantes que sin duda tienen y tendrán un impacto en el mundo laboral. Se ha pasado de hablar de “organizaciones” a hablar de “personas que forman esas organizaciones”. El beneficio ha pasado a ser una prosperidad mutua y el “nosotros” cobra cada vez más sentido. Nuevos términos y conceptos han llegado para quedarse en el mundo laboral. Entre ellos, destacan:

 

Flexiworking:

El trabajo remoto e híbrido, en gran parte derivado de la pandemia, ha supuesto que las demandas de trabajo flexible hayan ido en aumento. Cada vez son más las empresas que optan por permitir que los empleados dividan su tiempo entre el trabajo remoto y presencial.

Son muchos los estudios que demuestran los beneficios del trabajo flexible.

  • Los horarios de trabajo flexibles permiten que los trabajadores dispongan de más tiempo para sí mismos y se sientan más satisfechos. Es evidente que un empleado feliz es un empleado más productivo.
  • El trabajo flexible brinda a los trabajadores la oportunidad de hacer ejercicio y salir de la casa o la oficina lo que tendrá sin duda un impacto positivo en su salud. A mejor salud menor absentismo.
  • Estrés: Diferentes estudios han demostrado que los problemas relacionados con el estrés disminuyen cuando se introduce el horario flexible.
  • Retención de talento: La flexibilidad ofrece recompensas a los empleados y es más probable que se queden. Al decidir sobre un lugar para trabajar, la flexibilidad ocupa un lugar destacado en la lista de prioridades para un gran porcentaje de la población.

 

Presencialidad inteligente:

Siguiendo con el punto anterior, el teletrabajo ha demostrado que la presencialidad no es tan necesaria como se creía. Este hecho también ha motivado el que se reflexione sobre la presencialidad también desde la perspectiva de que ésta no debe ser vista como una “condena” para muchos trabajadores. La presencialidad es muy positiva y necesaria en algunos casos y en otros simplemente no aporta nada. Las empresas deben saber ver y gestionar cuándo la presencialidad es necesaria y cuando no lo es.

 

Reciclaje de talento:

El reciclaje de talento o reskilling laboral es una estrategia cada vez más frecuente en las empresas que tiene como objetivo formar a sus empleados en nuevas competencias. La finalidad es tener una plantilla más versátil y promover la formación continua.

De este modo los empleados se reciclan profesionalmente y la empresa puede colocar al empleado en un puesto distinto al que tenía inicialmente. El reskilling es una necesidad de las empresas ante la adaptación continua que deben hacer para poder competir en un mercado cambiante como el actual.

La automatización de procesos robóticos, la Inteligencia artificial y por supuesto, la pandemia de Covid-19 han cambiado la forma en que pensamos sobre los roles de los trabajadores y hacen que volver a capacitar a los empleados sea más importante que nunca.

La recapacitación permite mantener a los mismos empleados en la organización, pero hay más razones aparte de eso que lo hacen importante:

Desde el punto de vista de salud laboral, los programas de este tipo tienen un impacto positivo en la organización en términos de

  • Mejor Clima Laboral: Se favorece y aumenta el trabajo en equipo y disminuyen los conflictos. La capacitación de mejora de habilidades ayuda a identificar las fortalezas y debilidades de su fuerza laboral para que pueda llenar los vacíos de conocimiento. Los empleados también pueden explorar varias habilidades más allá de sus roles y experiencia lo que ayuda a aumentar sus habilidades para trabajar en equipo.
  • Empleados felices y comprometidos:

Cuando mejoran las habilidades de la fuerza laboral, los empleados serán más productivos y estarán más comprometidos con su trabajo. Los empleados felices tienden a trabajar más duro y permanecer más tiempo en sus empresas, lo que impulsa la innovación y reduce los costes de rotación y absentismo.