Geseme News

Geseme » Suicidio y Prevención de Riesgos Laborales

Prevención de riesgos laborales y suicidio

Suicidio y Prevención de Riesgos Laborales

El 10 de Septiembre se celebra el día internacional sobre la prevención del suicidio.

La cifra de suicidios en España no ha hecho más que crecer en los últimos años. Según los datos del INE, de las personas fallecidas por esta causa, 2.771 fueron hombres y 900 fueron mujeres, por lo que continúan falleciendo el triple de hombres que de mujeres por esta razón.

Por edad, el mayor número de fallecimientos se produjo en la franja de los 30 a los 39 años, seguida por la franja de 50 a 54 y de 45 a 49 años.

Los factores de riesgo incluyen:

  • Trastornos mentales, en particular trastornos del estado de ánimo, esquizofrenia, trastornos de ansiedad y ciertos trastornos de la personalidad.
  • Trastornos por consumo de alcohol y otras sustancias
  • Tendencias impulsivas y / o agresivas
  • Historia de trauma o abuso
  • Principales enfermedades físicas

Como vemos, las causas del acto suicida son múltiples. No obstante y dado que pasamos buena parte de nuestras vidas trabajando, el entorno laboral es uno de los principales focos de riesgo para el suicidio. Tanto el estrés como el burnout como el mobbing pueden dar lugar a la conducta suicida. Lo más habitual es que la conducta suicida sea generada por la conjunción de estos tres factores de riesgo psicosocial.

 

Profesiones con mayor porcentaje de suicidios.

Según un estudio que recoge información de otros 34 estudios, profesionales elementales como limpiadores y asistentes domésticos, tienen un riesgo elevado de suicidio en comparación con la población en edad de trabajar. Le siguen operadores de maquinaria y trabajadores agrícolas.

Los resultados de este estudio sugirieren una vinculación entre mayor riesgo con ocupaciones menos calificadas. Se trata de la primera revisión metaanalítica completa del suicidio y la ocupación.

Es necesario por tanto investigar más sobre las diferencias observadas en los niveles de habilidad. No obstante una posible explicación, es una menor familiarización/conocimiento sobre salud mental. El estigma de la salud mental está más presente entre niveles socioeconómicos bajos.

Después del grupo de trabajadores elementales, el siguiente colectivo sigue un perfil bastante distinto. Así, según este estudio, veterinarios, farmacéuticos, dentistas y médicos son los perfiles profesionales que vienen después en el triste ranking de suicidios. Según el estudio este tercer grupo podría explicarse por un más fácil acceso a métodos de suicidio (fármacos).

Sea como sea y con independencia de la profesión la realidad es que diversos estudios recientes sobre las relaciones, los entornos de trabajo y la salud mental de los empleados concluyen que la cultura y el entorno en el lugar de trabajo de una persona pueden afectar la salud mental y consecuentemente ser un factor de riesgo de suicidio.

Señalar el trabajo como factor de riesgo del suicidio es complicado. Muchos de los datos que existen solo incluyen aquellos suicidios que ocurren en el lugar de trabajo o fuera del sitio mientras alguien estaba trabajando, pero no siempre es fácil asociar el trabajo como factor de riesgo si el suicidio ha ocurrido fuera del entorno laboral.

El suicidio está presente en todas las industrias y grupos de personas y el trabajo suele ser muchas veces una de las causas.

Por ello, las empresas deben comenzar a hacer de la salud mental de los empleados una prioridad y trabajar para comprender la mejor manera de apoyar a los empleados en este sentido.

¿Cómo incorporar la prevención del suicidio a una cultura de salud y seguridad en el lugar de trabajo? 

¿Cuáles son las áreas de trabajo principales?

  • Liderazgo: Cultivar una cultura empresarial centrada en el bienestar de los empleados.
  • Reducción de la tensión laboral: Establecer medidas para prevenir el estrés laboral. Prevenir, reducir y eliminar los riegos psicosociales.
  • Comunicación: Aumentar la conciencia sobre comprender y reconocer los problemas de salud mental.
  • Promocionar el autocuidado: Proporcionar herramientas para que los empleados se autoevalúen y sepan como gestionar el estrés o situaciones de crisis.
  • Implementar procesos de evaluación sobre salud mental de los trabajadores
  • Profesionalizar la ayuda en salud mental: Crear un programa destinado a la prevención del suicidio. Recurrir a profesionales para implementar medias destinadas a evaluar y promover la salud mental y tener respuesta y protocolo de actuación ante una crisis de estas características en el lugar de trabajo.

En definitiva, garantizar la Seguridad y Salud en el trabajo mediante una buena política de Prevención de Riesgos Laborales. Una política de PRL que desde una visión amplia y un enfoque integral contemple, prevea y evite todos aquellos riesgos que pueden influir tanto en la salud física como mental de los empleados.

 

 

Este sitio web usa cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y recoger datos estadísticos de navegación. Puede cambiar la configuración u obtener más información consultando nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies