Geseme News

La salud mental en el mundo laboral

Tendencias en el entorno laboral: La salud mental como prioridad

Según diferentes estudios a nivel internacional en una reunión con más de cinco personas, es probable que al menos uno sufra de depresión, ansiedad, trastorno bipolar o trastorno por déficit de atención.

Los trastornos de depresión y ansiedad son las enfermedades mentales más comunes. La depresión y la ansiedad tienden a afectar a las personas en sus mejores años de trabajo y pueden durar toda la vida si no se tratan.

Aunque la mayoría de las personas asocian la depresión con el malestar general o la tristeza, en el lugar de trabajo, los empleados pueden volverse pasivos, retraídos, olvidadizos e improductivos, comportamientos que tienen más probabilidades de provocar una acción disciplinaria que una remisión médica. Lo mismo ocurre para aquellos que sufren de ansiedad.

En ambos casos, los síntomas que se muestran en el trabajo no son los mismos que se observarían en el hogar, lo que dificulta el diagnóstico.

Aunque se pueden ignorar los síntomas, las consecuencias económicas son reales, traduciéndose en días perdidos y en una menor productividad.

Hasta el punto de que de las condiciones de salud más costosas, la depresión ocupa el primer lugar y la ansiedad ocupa el quinto lugar. Cuando se consideran los costes indirectos, especialmente la pérdida de productividad, el impacto económico es aún mayor.

A pesar de la naturaleza generalizada del problema, la gran mayoría de los trastornos de salud mental no reciben tratamiento. La mayoría de las personas con una enfermedad mental experimentan síntomas temprano, como adolescentes o adultos jóvenes, pero pueden retrasar el tratamiento durante años porque no creen que sus afecciones sean tratables.

Prevención de riesgos psicosocialesExisten otros obstáculos para abordar los desafíos de salud mental en el lugar de trabajo.

En primer lugar, los trastornos de salud mental son difíciles de identificar.

El estrés y la ansiedad, dos desencadenantes frecuentes de los trastornos, son una parte aceptada de la mayoría de los trabajos.

En segundo lugar, incluso cuando las personas buscan ayuda, los gerentes y los departamentos de recursos humanos no están preparados para responder, ya sea porque carecen de la información o de los recursos para ayudar.

En tercer lugar, los profesionales médicos suelen optar por encontrar tratamientos efectivos que no pongan en peligro la carrera de sus pacientes. Y finalmente, tal vez el factor más difícil de aceptar, el estigma asociado a la admisión de un trastorno mental, es suficiente para desalentar a la mayoría de los pacientes que buscan ayuda.

 

Una oficina mentalmente saludable

Respetar y tratar las enfermedades mentales del mismo modo que sucede con otras enfermedades médicas es el primer paso para conseguir un lugar de trabajo mentalmente saludable.

Afortunadamente todo apunta a que cada vez existe una mayor conciencia sobre este tipo de enfermedades y en diferentes reportes sobre tendencias en el mundo laboral aparece el cuidado de la salud mental como una de las principales.

A principios de año, la revista Forbes Internacional publicaba algunos ejemplos de empresas que han aplicado medidas, algunas de las cuales no dejan indiferentes, con el fin de mejorar la salud mental de sus empleados.

Por ejemplo, son varias las compañías (Fidelity, PwC, Aetna, Penguin Randomhouse y Chegg, entre otras..) que están ayudando a los empleados a reembolsar préstamos estudiantiles para aliviar sus cargas financieras y evitar así que tengan problemas de ansiedad relacionados con problemas económicos.

Y es que tener empleados que mentalmente no estén al 100% sale más caro.  Según un informe de Deloitte Centre for Healthg Solutions “Workplace mental health and wellbeing ” el 84% de los empleados experimentan síntomas físicos, psicológicos o de comportamiento de mala salud mental. Síntomas como la depresión pueden dar como resultado cinco días de trabajo perdidos y 11.5 días de productividad reducida cada tres meses, lo que cuesta 200 millones de días de trabajo perdidos anualmente en los EE. UU. Lo que resulta en una pérdida total de productividad de $ 17 a $ 44 mil millones.

Después de que la historia sobre Madalyn Parker, una desarrolladora  de software cuyo gerente felicitó a la empleada porque se tomara un día para mejorar su salud mental, se volviera viral, muchas compañías están empezando a considerar este tema de otra forma.

Otras empresas como PwC (PriceWaterhouseCoopers), por ejemplo, brindan acceso a sus empleados las 24 horas, los 7 días de la semana, a una herramienta de salud mental y a un grupo de seis defensores de salud mental para apoyar la desestigmatización de la salud mental en el lugar de trabajo.

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies